Discurso

Palabras del Presidente Iván Duque en la clausura de la 72 Asamblea General Ordinaria de la Asociación Nacional de Agencias de Viajes y Turismo (Anato)

Anato, turismo, Paula Cortés, covid-19, coronavirus, Iván Duque, Presidente Duque, Colombia

Bogotá, 2 de julio de 2020.

 

Paula (Cortés, Presidenta Ejecutiva de Anato), yo empiezo mis palabras recordando algo que tantas veces me lo han escuchado. Y es que este es un país que logra grandes cosas. Este es un país resiliente, capaz de transformar adversidades en oportunidades.

Hoy, por ejemplo, venía a mi memoria algo que sea una ocasión para recordar, hace 12 años nuestro glorioso Ejército Nacional de Colombia estaba adelantando la Operación Jaque.

Hace 12 años esos héroes entregados llegaron a la Colombia profunda a rescatar varios secuestrados por el terrorismo; y le devolvieron a Colombia una gran esperanza, una gran fe. Y fue uno de los golpes más importantes que se han dado en la historia nuestro país contra las estructuras criminales.

Hoy recuerdo esa ardentía y esa entrega, como la recuerdo todos los días de los miembros de nuestra Fuerza Pública, que lo dan todo por Colombia y que son un símbolo de pujanza.

Por eso, siempre como Presidente la República guardo con inmenso reconocimiento la entrega de todos ellos, porque son la demostración de nuestra resiliencia. Por eso, nadie que haya tenido el honor de ser Comandante en Jefe de nuestras Fuerzas Militares puede dejar de quererlas y de admirarlas.

Por supuesto, de señalar a quiénes deshonren el uniforme, pero entender que es esa gran mayoría de hombres y mujeres que se han puesto el uniforme de la patria, quienes también le han puesto tanto amor a nuestro país.

Y empiezo haciendo ese recuerdo, Paula, porque, así como lo han hecho nuestros soldados, nuestros policías, también en Colombia los emprendedores han construido país; y los emprendedores han sido una demostración de resiliencia.

Yo recuerdo siendo muy niño, por allá en 198, 1985, que acompañé a mi padre a un congreso de Anato, siendo mi padre Ministro de Desarrollo. Y mi padre en aquel momento decía que el futuro de Colombia se iba a escribir con la T del turismo y en los años 80, finales, y los años 90, empezó en Colombia a gestarse con un gran dinamismo, una concepción de que el turismo era para Colombia una gran oportunidad.

Y como Presidente de la República he dicho que quiero que el turismo sea un nuevo petróleo para nuestro país; y así se los expresado a ustedes en Anato desde hace mucho tiempo, desde siempre, desde que era senador, después precandidato, candidato y Presidente.

Y nosotros cerramos el año 2019 con unas cifras muy halagadoras. El mejor año en la historia del turismo en nuestro país. Una de las tasas de ocupación hotelera más elevadas, flujos inversión bien importantes y el mayor número de visitantes no residentes que haya registrado en nuestro país.

Empezamos, además, un enero y febrero prometedor, pero nos encontramos con un fenómeno inexplicable, un fenómeno que golpea a todo el mundo, que no distingue entre los países más desarrollados y los que están en una transición incipiente o los que somos países de ingreso medio.

Nos golpea a todos una pandemia que se transmite con mucha facilidad, porque es un virus respiratorio agudo para el cual no hay vacuna, ni hay tratamiento, donde el 80% de sus portadores son asintomáticos y donde rápidamente transmite miedo.

Quizás  todas esas condiciones fueron las que llevaran a que no solamente se presentara una afectación en la salud, sino, también, una afectación en la movilidad, en el transporte, en el turismo, en el comercio y se convierta en lo que hoy a todas luces es la peor crisis que ha enfrentado la humanidad desde la Segunda Guerra Mundial.

Pero nosotros como sociedad, decidimos asumir este reto con resiliencia, con motivación, con optimismo, sin triunfalismo.

Y decidimos asumir este reto con resiliencia, con motivación, con optimismo, sin triunfalismo. Y decidimos tomar decisiones oportunas, tempranas, graduales y basadas en la ciencia, no en la ventolera, no en el oportunismo, no en la demagogia, no en el populismo, no buscando la capitalización política, sino teniendo presente que esto había que enfrentarlo con criterio de país.

Yo me reuní con varios gremios y recuerdo que recién empezamos nosotros a ver lo que estaba pasando en otros lugares del mundo los convoqué a la Casa de Nariño y les advertí lo que podía suceder.

No estábamos pintando pajaritos en el cielo, sino siendo muy claros frente a los retos que tendría esta situación.

Por eso, hace cuatro meses, cuando empezamos a tomar decisiones graduales, draconianas, toda vez que fueran necesarias para contener el crecimiento exponencial del virus, le transmitimos al sector privado que uno de los sectores más afectados, sin lugar a duda iba a ser el turismo.

Ya estábamos viendo las limitaciones al tráfico aéreo internacional. Ya estábamos viendo como en Europa se estaban cayendo las reservaciones aceleradamente, y entendíamos que el virus iba a tocar nuestras puertas.

Y por eso nuestra respuesta ha sido articulada y logramos, desde el punto de vista de salud, sí, enfrentar y tomar decisiones, que hoy nos muestran que en el número de muertes por millón, número de contagios por millón, lucimos mucho mejor que muchos países de América Latina y países desarrollados del mundo.

Vemos que la positividad nuestra está por debajo de la de muchos países del mundo y de la región.

Y que nuestra letalidad también se ha mantenido en niveles bajos comparativamente. Entendimos, también, que teníamos que aumentar la cantidad de pruebas PCR.

Hoy somos el segundo país de América Latina y el Caribe que más pruebas PCR ha realizado en términos absolutos después de Chile y en términos relativos por millón de habitantes somos el cuarto, porque nos superan países que tienen menos de 6 millones de habitantes.

Además, hemos ido fortaleciendo las capacidades del sector de la salud. No solamente teníamos un nivel importante de unidades de cuidado intensivo por millón de habitantes, sino que también las hemos expandido.

Y como lo decía ayer el Ministro de Salud, Fernando Ruíz, comparativamente, somos el país de América Latina que más rápido adquirió y que también ha recibido un número importante de ventiladores para fortalecer capacidades.

También se creó la reserva nacional a través del FOME (Fondo de Mitigación de Emergencias), donde ha estado el gerente para la atención a la pandemia covid-19, Luis Guillermo Plata, colaborándonos para tener herramientas de protección personal y también tener la capacidad de acompañar la dispersión, de facilidades y equipos en todo el territorio nacional.

Así que ahí hemos enfrentado retos en salud. Falta mucho, porque nosotros no podemos tener como país la alternativa de encerrarnos hasta que aparezca una vacuna y  ningún país del mundo lo va a poder hacer.

Ni más faltaba que nosotros no entendiéramos que nuestro mayor reto es proteger la vida y la salud, pero también proteger el desarrollo económico y social. Porque sin salud no tenemos desarrollo económico y social. Y sin desarrollo económico y social no tenemos mejor salud.

No son criterios antagónicos. Nuestra respuesta tiene que estar en poder proteger la vida y la salud y recuperar vida productiva y hacerlo, también, sobre la base de protocolos, de distanciamiento físico, del uso del tapabocas, de habituarnos con responsabilidad colectiva a enfrentar esta pandemia.

Por eso mientras tomábamos medidas difíciles en materia de salud, que sabíamos que iban a tener repercusiones para el sector del turismo, nosotros diseñamos líneas de crédito, mecanismos de acompañamiento para atravesar por el momento más difícil, porque quizás el sector turismo en el mundo fue de los primeros en cerrar y, quizás, sea de los últimos en abrir.

Como lo entendíamos decidimos dar una respuesta integral. Y, hoy, también puedo decir Paula, no solamente que nos complace que hayamos podido responder en su momento, sino que hoy como lo decíamos con el Ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, hemos habilitado una línea de hasta 1 billón de pesos que pueda tener garantía de la nación del 90%, en mejores plazos y tasas para atender las necesidades del sector; extendiendo plazos a 5 años y teniendo, por lo menos, 12 meses de periodos de gracia, lo cual es un mensaje también para uno de los sectores más afectados.

También lo pensamos en el caso del servicio hotelero que es complementario a la labor que adelantan las agencias y es que podemos tener hasta el mes de diciembre la eliminación de las sobre tasa de energía.

Tomamos decisiones referentes al IVA y todo pensando en poder ayudar al sector, pero, por supuesto, también, hay que decirlo. Y en el caso de las agencias está presente el haber habilitado al complemento las líneas de crédito.

El apoyo con el PAEF, con el Programa de Apoyo al Empleo Formal, que subsidia el 40 por ciento de un salario mínimo legal para aquellos trabajadores formales de las empresas que han visto reducidas o que han visto afectadas su facturación en un 20 por ciento o más.

También lo que será el subsidio a la nómina en lo que corresponde a la prima del mes de junio. Y hemos logrado también, en complemento a esto, permitir facilidades desde el punto de vista de las contribuciones pensionales y permitirles a los trabajadores que más allá de lo que era la cesación de actividad laboral, quien haya visto afectado también su ingreso puede apelar al retiro de las cesantías.

Todo esto lo hemos hecho pensando constructivamente. Y estamos también de acuerdo en que hay que ejercer una protección social que se ve en haber creado Ingreso Solidario para llegar a 3 millones de hogares, la devolución del IVA, que llega a un millón de hogares, más lo que hemos hecho con los giros extraordinarios a 2.7 millones de Familias en Acción, 1.7 millones de adultos mayores, 276 mil Jóvenes en Acción y llegar con casi 2 millones de mercados a través del Ministerio del Interior y la Unidad de Gestión del Riesgo.

Y campañas que han contado con el apoyo de ustedes como ‘Ayudar Nos Hace Bien’ donde el papel de la Primera Dama, de Maria Juliana, ha estado presente integrando el sector público, sector privado y sociedad civil.

Todo esto es la demostración de que como colombianos tenemos que transitar y hacerlo bien. Ahora, nosotros, así como tomamos las decisiones restrictivas, también desde el primer día hemos tenido un horizonte de gradualidad en la recuperación de la actividad productiva.

Empezamos con sectores de las cadenas de abastecimientos. Después dimos los pasos importantes en materia de obras civiles y reconversión industrial para atender el covid.

Después lo hicimos con el sector de la  construcción y la manufactura. Empezamos con el comercio al por mayor, después al por menor, y habilitando también, como es tan importante, una discrecionalidad desde el enfoque regional que contemplaba aquellos municipios que no tenían afectación de covid.

Y estamos haciendo también pilotos para los que tienen baja afectación, en sectores que también son complementarios a la labor de la promoción del turismo, como es el caso de la gastronomía.

Tenemos claro que hay que recuperar la movilidad terrestre y aérea y por eso hemos establecido protocolos.

Y como lo vimos ayer en nuestro espacio  ‘Prevención y Acción’, no solamente una visita de la Ministra de Transporte, el Ministro de Salud, mirando cómo se adecuan las facilidades aeroportuarias, sino que ya se han diseñado protocolos para la habilitación de las rutas áreas nacionales, procesos que esperamos dar rápidamente en la medida también que vayamos sorteando momentos complejos de la pandemia en lugares del territorio.

Pero Colombia marcha hacia adelante, y muchas personas yo sé que tendrán angustias y reparos porque estamos hablando de su subsistencia empresarial, pero es preferible avanzar con solides y gradualidad a exponernos a severos retrocesos como lo hemos visto en otros países.

Pero yo tengo la claridad de que nuestro país marcha hacia adelante. Tengo la claridad de que nosotros estamos tomando decisiones que las complementan las de gobernadores y alcaldes y que seguimos aprendiendo porque en la medida en que vayamos recuperando más interacción, claro que van a existir riesgos de contagio, pero lo que tenemos es que seguir minimizando también los riesgos de letalidad protegiendo los sectores que son más vulnerables y más proclives a los ataques fatales de este virus.

Y tengo claridad de que los colombianos estaremos a la altura siempre de las circunstancias con el uso del tapabocas, con el distanciamiento, con el lavado de manos y con los protocolos laborales.

Porque los países todos tienen que avanzar en esta senda de reactivación y repotenciación. No hay vacuna no hay un tratamiento certero, pero sabemos que si nuestro comportamiento puede disminuir considerablemente la velocidad de transmisión de la enfermedad, y que también nuestro comportamiento en los aforos y con los protocolos puede permitirnos también recuperar más actividad productiva.

Esa es la Colombia en la que yo creo. Esa es en la Colombia en la que el mundo ha puesto los ojos y nos admira, y esa la Colombia de los empresarios del turismo que hace 30  o 40 años tenían sueños, y hoy tienen realidades, y hoy lo que tienen son más ambiciones positivas, porque todas están vinculando a que el mundo pueda conocer la grandeza de nuestro país.

Que va desde nuestra riqueza bioceánica, que va desde valorar que somos el segundo país del mundo con más biodiversidad por kilómetro cuadrado después del Brasil, que son también las que nos permiten apreciar un país que une sol y playa, y bellos paisajes cafeteros con una oferta cultural inagotable.

Yo tengo la plena certeza de que vamos a salir adelante, de que nosotros  no nos amainamos, no nos arredramos, de que nuestras ganas son más poderosas que cualquier otra cosa.

Pero también el Ingenio la creatividad y el deseo de liderar. Por eso cuando veo que Colombia al interior de la Organización Mundial del Turismo, es vista como unos países que quiere tener ese sello de Turismo Bioseguro también nos dará certezas.

Sabemos que en el tema de transporte aéreo faltan cosas por avanzar, hemos visto ya en Europa que países están empezando a abrir sus fronteras aéreas, pero lo están haciendo con cuarentenas de 14 días para los visitantes de otros lugares.

Estamos aprendiendo de ellos, estamos aprendiendo de nuestras propias experiencias y dar certezas.

Sabemos también, Paula, que si bien el sector hotelero no ha cerrado, porque nunca estado limitado, también hemos buscado canales para habilitarlo, como lo hemos hecho con la protección de personal médico, habilitando servicios de hospitalidad para que pueda tener oferta variada mientras salvan vidas.

También sabemos que los protocolos han sido diseñados de tiempo atrás, y que justamente cuando tengamos la confianza en los ciudadanos y los protocolos están adoptados, pues eso también le irá dando cada vez más dinamismo, al anhelo de ser ese país donde el turismo irrumpa para convertirse, no en una parte importante en nuestra economía, sino en un motor de la misma.

Yo quiero decirle a Anato, que mi presencia hoy acá está siempre ligada a manifestar mi cariño y mi respaldo al sector, como lo hemos dicho con las líneas de crédito, como lo hemos dicho con las garantías, como lo hemos dicho con medidas sectoriales.

Y también, en que podamos construir rápidamente sus pilotos de transporte aéreo nacional, y como lo hemos dicho, en la medida de las posibilidades que nosotros empecemos a partir de septiembre a habilitar rutas internacionales, obviamente con muchísimos protocolos rigurosos, y también con la idea de poder tener todas las precauciones para minimizar los casos importados.

Pero eso no es solamente una decisión unilateral, tiene que ser armónica con los avances que tengamos en el resto del sector aéreo internacional.

Pero el mensaje más importante, es que este sector lo vamos a sacar adelante, a este país lo vamos a sacar adelante; que tendremos momentos difíciles, cuándo no los hemos tenido, pero hemos sabido siempre hacer de la dificultad un motor para nuestra innovación.

Nuestro famoso filósofo Estanislao Zuleta hablaba del elogio de la dificultad, la dificultad hay que elogiarla, porque la dificultad nos ha hecho mejores, y nosotros no pretendemos volver a la normalidad prepandemia, sino a ser mejores como país, más creativos, más solidarios, más compañeros, más generosos, más conscientes.

Y yo veo en este sector esas virtudes, las he visto siempre y las quiero ratificar hoy, el Ministro (de Industria y Comercio) José Manuel Restrepo ha estado atendiendo todos los llamados y siempre hemos tratado de tener la capacidad de encontrar opciones.

A las que cosas que hemos podido decir sí, decimos sí. Las que son un imposible, no nos quedamos llorando sobre la imposibilidad sino buscando alternativas en la medida de nuestras circunstancias y capacidades.

Yo creo que la línea que hemos habilitado da muchísima tranquilidad, da oxígeno. Pero sabemos que el más importante de los hechos es la recuperación de la dinámica de la demanda por el servicio. Y esos solamente ocurrirá en la medida que todos tengamos claro que Colombia debe arrancar de manera segura, que cada sector arranque seguro y que el arranque seguro, también, depende de nuestro comportamiento.

De manera que, doctora Paula, aquí yo sé que ustedes ya han hablado extensamente con el Ministerio, he hecho referencia de varios de los puntos que hemos abordado.

Pero, también, yo creo que el más importante es que todos los colombianos entendamos que como está pandemia va a estar por un periodo del que todos quisiéramos, y que no hay vacuna ni hay cura, la única manera es que nosotros le respondamos a la enfermedad con contundencia.

La enfermedad ha tratado de contagiarnos la incertidumbre. Y nosotros, lo que queremos es contagiar la certeza de que somos capaces de salir adelante con nuestra responsabilidad individual y colectiva.

La enfermedad ha tratado de contagiarnos el miedo y nosotros lo que tenemos es que contagiar el respeto por la enfermedad, pero contagiar el optimismo y nuestra capacidad creativa para quitarle velocidad exponencial y poder recuperar vida productiva.

La enfermedad ha tratado de cabalgar en las flaquezas humanas, principalmente el egoísmo y, también, la vanidad y, también, hay que decirlo, la irresponsabilidad. Pero vamos es a contagiar la cultura ciudadana. Vamos es a contagiar nuestra capacidad emprendedora. Y vamos a contagiar la solidaridad.

Colombia ha visto que en las últimas semanas ha llegado a habilitar casi el 90 % de su actividad productiva. El país ha visto buenos ejemplos y malos ejemplos para que nunca se repitan. Pero es de los buenos ejemplos donde nosotros nos nutrimos para ser mejores.

Y yo lo decía ayer en un encuentro. A los colombianos, las adversidades se nos han presentado, pero siempre hay algo adentro del alma que nos motiva. Y ayer lo reseñaba. Hace 200 años o 201 años, estábamos viendo como nuestros Libertadores querían llegar a Santafé de Bogotá después de las grandes conquistas en los Llanos, y nuestro Libertador planteaba que había que atravesar el páramo de Pisba para llegar exitosamente a Boyacá y después a Santafé de Bogotá.

Muchos pensaron que era una travesía suicida, por no decir soñadora e irresponsable. Y, en efecto, tenía muchas características de dificultad. Pero fue ese ímpetu de nuestros patriotas por construir la libertad el que nos permitió demostrarnos a nosotros mismos que las inclemencias de la naturaleza y las dificultades del clima se pueden derrotar cuando entre nosotros existe una fe compartida, sin egoísmos, sin populismos, sin demagogia.

Y, yo creo que hoy, esta adversidad de a pandemia no la tenemos que ver como la generación que recuerde momentos de dolor sino como la generación que logró acelerar la historia, cómo la generación que transformó tecnologías e hizo de la virtualidad herramientas más eficientes. Y, al mismo tiempo, recuperó mayor conciencia en la protección del medio ambiente y en nuestro papel para reducir las emisiones de gases efecto invernadero.

Que seremos la generación que reinventó el turismo. No la de que lo vio perecer. Que seamos la generación que transformó la personalización de los servicios turísticos. Y no la que se quedó en el embrollo de cómo encontrar las soluciones.

Por eso, hoy mi mensaje para Anato y mi mensaje para los colombianos es que somos una Nación que unida es inderrotable.

Y cuando nosotros estamos por defender la grandeza de nuestro país para que los ojos del mundo nos sigan mirando es porque sabemos que esto va a pasar, y llegará siempre ese momento añorado donde ese nuevo petróleo sea nuestro sello distintivo ante los ojos del mundo.

Con ese criterio, me dirijo hoy a Anato, Y con ese criterio me dirijo para decirles que no han estado solos ni van a estar solos. Que trasegaremos este camino de la mano, y que estaremos nosotros, ojalá muy pronto, abrazándonos y celebrando que Colombia en el turismo logra movilizar el mundo para que en territorio colombiano tenga la sensación de nunca quererse ir de él.

Muchísimas, muchísimas gracias

(Fin/dlg/ls/epr/gaj/bco)

Relacionadas

/Multimedia/audios/1294-Clausura-Anato-20200702.mp3
https://www.youtube.com/embed/Sp7A5KjrXi4?rel=0