Discurso

Palabras del Presidente Iván Duque Márquez en el inicio del Facebook Live, desde la Casa de Nariño

Prevención y Acción, coronavirus, covid-19, pandemia, Iván Duque, Presidente Duque, Colombia, Aislamiento Preventivo Obligatorio

Bogotá 28 de junio de 2020.

 

Yo quisiera empezar haciendo unas reflexiones antes de darle la entrada a las preguntas que ustedes nos han enviado.

En primer lugar, muchas personas nos han escrito y nos han dicho: Bueno, ¿cuánto es que va a durar el coronavirus? ¿Cuál es la expectativa que debemos tener todos frente al coronavirus?

Yo quiero ser claro. Aquí tenemos que mirar la información que nos llega de los expertos, la que nos llega de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Organización Mundial de la Salud está trabajando intensamente con muchos centros académicos del mundo en el desarrollo de una vacuna. Pero, lo ha dicho el Director de la Organización Mundial de la Salud, la expectativa es que por lo menos en un año tendremos vacuna.

Si llega antes, bienvenida. Y requerirá, también, la distribución universal para que llegue a todos los países del mundo. Pero partamos de la base que vamos a estar un año sin vacuna. Y eso es muy importante que todos lo tengamos absolutamente claro.

Lo segundo, no hay todavía un tratamiento que este ciento por ciento verificado en su efectividad para enfrentar esta pandemia.

Y son dos realidades que debemos tener todos absolutamente claras. ¿Por qué? Porque debemos todos entender que aquí no hay un dilema entre la protección de la vida y la salud y la protección del desarrollo social y el desarrollo económico.

Sin salud no tenemos desarrollo económico y sin desarrollo económico no tenemos el mejoramiento continuo de los sistemas de salud. Eso quiere decir que debemos proteger la vida, proteger el sistema de salud, pero, también, tenemos que proteger la vida de los empleos y la vida de las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas, para proteger, justamente, la calidad de vida y las conquistas sociales que hemos tenido a lo largo de los años.

Ahora bien, ¿cuál ha sido la meta que nos hemos propuesto como país? Que con todas las acciones que hemos adelantado durante estos más de tres meses nosotros asumamos que cada decisión contribuye a quitarle velocidad exponencial a la pandemia.

¿Cómo se mide el crecimiento de la pandemia? En contagios por millón de habitantes y en muertes por millón de habitantes. Y nosotros hoy, como país, lucimos mucho mejor que muchos países de América Latina y muchos países del mundo en esos dos indicadores.

¿Qué nos sirve, además, para proteger las vidas? Que las personas que son mayoritariamente afectadas con letalidad por esta pandemia estén lo más resguardadas y protegidas posible.

Cuando nos damos cuenta de que en nuestro país más del 49% de las personas que han fallecido son mayores de 70 años, sabemos que ahí tenemos una gran responsabilidad. Si protegemos bien a este grupo; si el grupo, además, de mayores de 70 años, entiende que en medio de lo dispendioso que esto es se protege, nosotros podemos reducir el número de muertes.

Pero también personas que están entre 60 y 69 años con comorbilidades y con preexistencias. Si ellos se cuidan, si cumplen el aislamiento, también estaremos minimizando la mortalidad. Porque cuando miramos muertes de más de 60 años en el país estamos hablando del 73%.

Entre 60 y 69, insisto, las comorbilidades y las preexistencias son definitivamente graves. Y, por eso, en la medida en que las personas que tengan esas circunstancias se protejan, también vamos a reducir el número de muertes.

Y, por otro lado, si logramos que este sector de la población también se cuide y todos, absolutamente todos, los protejamos, nosotros seguiremos siendo efectivos en mantener tasas de mortalidad por millón de habitantes inferiores a las de muchos países del mundo.

Lo otro que quiero destacar: ¿cómo nosotros podemos quitarle, también, ese criterio de crecimiento exponencial a la pandemia? El uso del tapabocas, el distanciamiento físico, el lavado constante de manos, los protocolos de bioseguridad. Esto ayuda a minimizar contagios.

Y, por supuesto, si llegamos del trabajo, si vivimos con una persona mayor de 70 años, el distanciamiento, el uso del tapabocas, no abrazarlos, no besarlos, todas esas precauciones son fundamentales y también nos ayudan.

Pero sobre las premisas que acabo de hablarles a ustedes, colombianos, nosotros debemos entender que no es una opción viable para la sostenibilidad de nuestras sociedades, sencillamente decir: vamos a encerrarnos hasta que aparezca una vacuna; tenemos que aprender a convivir con este virus y tenemos que ganarle.

Le ganamos con cultura ciudadana, le ganamos con el distanciamiento físico, cumpliendo los protocolos y, sobre todo, entendiendo que nos cuidamos y protegemos a los demás.

Y claro está, en la medida que hemos ido evolucionando también tenemos que fortalecer la capacidad de las unidades de cuidado intensivo (UCI), como lo hemos venido haciendo en todo el territorio nacional.

Y no dejaremos de hacerlo, porque nosotros partimos de la base de que al comienzo de esta pandemia éramos uno de los países con más unidades de cuidado intensivo por millón de habitantes en América Latina, inclusive, comparado frente a muchos países del mundo; y vamos a llegar a tener más de 4.000 ventiladores en las próximas seis o siete semanas.

Todo esto, para que nosotros podamos partir como país con un arranque seguro. Para que le ganemos la vida al coronavirus, y para que entendamos que así como es de importante proteger la vida y la salud, hay que proteger la vida de los empleos y la vida de las empresas.

Quería hacer estas consideraciones, porque nosotros los colombianos no podemos caer en el derrotismo de decir que en algún lugar no hemos sido los suficientemente juiciosos y entonces la única alternativa tiene que ser encerrarnos.

No. Nosotros, como sociedad, tenemos que demostrar que es nuestra disciplina, nuestra cultura ciudadana, la que nos saca adelante.

Aquí no se trata de buscar culpables. La ciudadanía no es culpable de una pandemia. Los gobiernos no son culpables de una pandemia. Ni el Gobierno Nacional ni las gobernaciones ni las alcaldías. Todos la estamos enfrentando. Y nuestra responsabilidad es obrar como equipo. Y por eso estamos todos para apoyarnos.

Pero tenemos que demostrarnos como colombianos que sí, podemos tomar medidas focalizadas, sectorizadas, regionalizadas, que donde tengamos que hacer el endurecimiento focalizado, lo haremos. Pero sobre todo nuestro espíritu tiene que ser el de salir adelante.

(Fin)

Relacionadas

/Multimedia/audios/1283-Facebook-Live-Prevencion-y-Accion-20200628.mp3
https://www.youtube.com/embed/Cq97Dl8fjKs?rel=0