Discurso

Palabras del Presidente Iván Duque Márquez en la Conmemoración del ducentésimo primer aniversario de la Batalla de Boyacá y Día del Ejército Nacional de Colombia

cumplir, Colombia, ostensible, resultado, Legalidad, Emprendimiento, Equidad, Presidente Iván Duque, Día del Ejército Nacional,

Bogotá, 7 de agosto de 2020.

 

Esta es una ceremonia atípica. Estamos celebrando el aniversario de nuestro glorioso Ejército Nacional de Colombia en medio de un momento desafiante para el mundo, desafiante para nuestro país, como lo es enfrentar la primera gran pandemia de la globalización.

Una pandemia que golpea la economía, el comercio, el transporte, desde luego la salud. Que afecta los hábitos ciudadanos, que afecta la cotidianidad, que afecta el transcurso y el devenir de la sociedad, porque obliga a cambios intempestivos, profundos e inclusive drásticos.

Pero es justamente en esta ceremonia donde sale a relucir la estirpe y la estampa de nuestro glorioso Ejército Nacional. Un ejército que se reinventa, que se renueva, que se remoza y que tiene la capacidad de seguir sirviéndoles a todos los ciudadanos con entrega profunda, protegiendo la vida, la honra, los bienes, derechos y libertades, pero al mismo tiempo, respondiendo con eficacia en todas sus competencias, para permitirles a muchos colombianos sortear esta adversidad de la naturaleza con la compañía de sus héroes.

Esta ceremonia tiene una gran trascendencia histórica, porque recordamos cómo hace 201 años el glorioso Ejército Libertador cumplía una nueva hazaña.

Ya había el Ejercito Libertador enfrentado las vicisitudes del cruce en el Llano, en una temporada invernal sin precedentes para la época.

Ya había también el Ejercito Libertador enfrentado muchísimos de los más grandes adversarios. Y también se disponía a culminar una gesta sin parangón alguno, como fue el cruce del Páramo de Pisba, donde el Libertador, con su criterio de estratega, orientó al Ejército para enfrentarse después con las tropas de Barreiro para darnos la libertad.

Hoy recordamos a cada uno de esos hombres y mujeres, desprovistos de tecnología, desprovistos de gran vestuario, desprovistos de sofisticado armamento, pero llenos de valentía y de hidalguía para construir el anhelo de la libertad.

Hoy recordamos cómo en esas batallas que se libraron en Boyacá primó el ímpetu de la libertad, a cualquier sofisticación militar que tuvieran las tropas realistas.

Valió más el espíritu glorioso de sembrar el renacer de una República que había visto los primeros gritos años atrás, pero que nacía firme para perdurar en el tiempo.

Hoy recordamos a esos hombres y mujeres que le dieron vida a este glorioso Ejército, que acompañaron la entrada triunfante del Libertador a Bogotá, que construyeron las bases de la legalidad de la Republica, y que después emprendieron caminos de gloria hacia las campañas del sur.

Recordamos hoy en esta Escuela el nombre de José María Córdova, ese gran combatiente formado en las escuelas del norte del departamento de Antioquía. A ese hombre que también se enfrentó en Chorros Blancos, a Barletta. A ese hombre que acompañó al Libertador en el sur, que estuvo en Pichincha, que se unió a Sucre y que permitieron que el sueño de la libertad se extendiera a nuevas fronteras.

Hoy recordamos a ese gran mariscal Antonio José de Sucre, que defendió también el ímpetu de la libertad y la formación de naciones, y que estaba llamado a ser el gran heredero del Libertador.

Hoy recordamos el dolor que le quedó a la patria luego de que las manos asesinas le arrebataran la vida en Berruecos.

Hoy recordamos también al General Santander. Recordamos también a las legiones extranjeras que llegaron a nuestra República.

Hoy recordamos cómo el general Daniel Florencio O'Leary, a sus 17 años llegó de Europa para conocer al Libertador en los Llanos Orientales y, de manera decidida, acompañarlo en esa última etapa de la gesta libertadora, para derrotar en Boyacá a las tropas realistas y construir el anhelo de la República.

Pero recordamos también de él sus memorias. Recordamos de él sus testimonios, para reunir toda la correspondencia del Libertador y darle vigencia histórica.

Hoy recordamos también esas narraciones que son estremecedoras, que muestran muchas veces las incoherencias e injusticias que se pueden cometer en los pueblos.

El Libertador Simón Bolívar, básicamente 11 años después de habernos dado la libertad, salía rumbo a Santa Marta lleno insultos, de acusaciones, de frases impropias a quien labró la libertad.

Le decía el Libertador a Daniel Florencio (O'Leary), en esos momentos de tristeza, incomprensibles, que en la historia, las estatuas se les hacen a los calumniados y no a los calumniadores.

Con esa entereza propia de quien no busca vanidades ni honores melifluos, sino la gloria el servicio a la patria, el Libertador marchó solo, con tristezas pero al mismo tiempo con la certeza de las conquistas.

Y llegó a Santa Marta días después, para despedirse del mundo terrenal esgrimiendo esa frase donde expresaba que si su muerte contribuía a que se cesasen las divisiones y se consolidará la unión, él bajaría tranquilo al sepulcro.

En esos días el Libertador tuvo que enfrentar la noticia del asesinato de Sucre y tuvo que enfrentar el rechazo de quiénes fueran sus compañeros, impidiéndole el regreso a Venezuela.

Luego de su partida, Daniel Florencio O'Leary, se dedicó a recolectar su obra, su pensamiento, sus cartas, para darle esa vida perenne en la historia.

Más allá de las coyunturas y las dificultades, sobresalió la gloria. La misma gloria a la que hoy le rendimos homenaje. La misma gloria que hace que en cada soldado de Colombia esté esa tradición histórica, pero éste también la firmeza y la devoción de la entrega por nuestro país.

Homenaje y gratitud al Ejército y a las Fuerzas Militares

Este día del glorioso Ejército Nacional es el día para seguir recordando sus hazañas. Las que se hicieron después de la gesta libertadora. Las que le han permitido enfrentar las más grandes tormentas contra el terrorismo, el narcotráfico y la criminalidad organizada.

La que le ha permitido construir el legado de lo que fue la seguridad democrática,  cuando el país estaba viviendo momentos de turbulencia y para muchos analistas, reinaba la posibilidad de ser un estado fallido.

Gracias a este Ejército y a las Fuerzas Militares, al liderazgo incontrovertible de la época, Colombia se enfrentó al enemigo y le devolvió a la ciudadanía la fe y la confianza.

Esas mismas Fuerzas Armadas, que asestaron golpes con el uso de la inteligencia de precisión, con la inteligencia humana y técnica. Esos mismos éxitos que se traducen en lograr que en la Colombia profunda se pueden enfrentar cualquier tipo de estructuras criminales.

Hoy le rendimos homenaje a toda esta Fuerza que lleva esa insignia de la Patria, el Honor y la Lealtad.

Hoy agradecemos su entrega más que nunca. Hoy exaltamos sus virtudes más que nunca.

En dos años de Gobierno, mejores indicadores en seguridad

Y hoy, en dos años de nuestro Gobierno, exalto cómo han contribuido todas las Fuerzas Militares y de Policía para que hayamos consolidado una de las tasas de homicidio más bajas en 40 años, la tasa de secuestros más baja en más de cuatro décadas, la mayor reducción del área sembrada de cultivos ilícitos de los últimos seis años, las mayores incautaciones de droga de nuestra historia reciente, y,  óigase bien, avanzamos rumbo a indicadores cada vez más sólidos en materia de seguridad ciudadana.

Estos triunfos no son gratuitos, porque son producto de construir sobre el legado histórico, o como diría Isaac Newton, 'sobre hombros de gigantes'.

Estas Fuerzas son las que todos los días entregan, las que se sofistican, las que defienden el medio ambiente, las que defienden el azul de la bandera, las que saben cómo se llega a las alturas.

Esas son las Fuerzas que saben gritar el ‘Ajúa’ que plasma en el alma del soldado el sentido de darlo todo por el honor de servir al prójimo, y que también acompañan en el espíritu del Dios y Patria que está presente en las calles y en los territorios con nuestros policías.

Por eso me complace que en este día de homenajes, que en este día de historia, que en este día de visión patriótica, entendamos el tamaño de los retos para que avancemos como sociedad, haciendo las reformas que se requieren.

Reformas para tener instituciones creíbles, instituciones genuinamente independientes, instituciones que sepan responder al clamor del ciudadano.

El honor militar

Y también hoy elevamos nuestra voz para que se mantenga siempre el espíritu de saber distinguir y reconocer a quién le sirve a la Constitución frente a quién intenta mancillarla.

Y que quede claro en nuestra historia siempre escrita que jamás, a pesar de las pretensiones de los delincuentes, el honor militar jamás se va a equiparar a los que han pretendido destruir las instituciones.

Siempre haremos del honor militar un motivo de orgullo patrio. En virtud del mismo, sabremos castigar a quien lo deshonre, pero por encima de todo está el honor de quién jura ante la bandera entregar su vida, si es necesario, por Colombia.

Hoy le estamos cumpliendo a Colombia

Hoy recuerdo cómo hace dos años estábamos en la plaza histórica que lleva el nombre del Libertador, en nuestra ciudad capital de Bogotá.

Hoy recuerdo cómo le hablamos a Colombia de ese trípode, de Legalidad, Emprendimiento y Equidad. De querer construir y entregarle al país respuestas concretas.

Y hoy le estamos cumpliendo a Colombia.

Dos años después, podemos decir con orgullo que en materia de Legalidad son ostensibles los resultados.

Los que ya mencioné en materia de reducción de homicidios y secuestros. Los que también mencioné en la lucha contra las drogas. Pero que también se unen los criterios de haber avanzado en la lucha contra la corrupción, con leyes que hoy hacen obligatoria la publicación de la declaración de renta de altos funcionarios, que hoy hacen obligatoria la declaratoria de conflictos de interés, la rendición de cuentas y las mismas que les ponen fin a los 'pliegos sastre', dándoles vida los pliegos tipo.

En materia de Legalidad también hemos seguido defendiendo en nuestra política exterior la democracia, la Carta Democrática, y nunca claudicaremos en ese esfuerzo.

En materia de Legalidad también hemos avanzado en honrar a los héroes con la Ley del Veterano.

Reforma a la justicia

Y en defensa de la Legalidad, aprovechando el consenso político, académico e institucional, tenemos el deber de darle a nuestro país una reforma real a la justicia. Una reforma que llegue a los territorios, a la Colombia agraria, que apele a la tecnología, que apele, además, a la selección del mejor personal. Que apele también a las garantías procesales, a los derechos de los ciudadanos, a la presunción de inocencia, a los derechos de los ciudadanos de tener una Justicia pronta.

Colombia hoy quiere dar ese paso y tenemos que buscar el mejor camino institucional.

¿Para qué? Para que en materia de Legalidad, seguridad y justicia, sea en ese matrimonio indisoluble que debe estar en la conciencia ciudadana.

Emprendimiento

Dos años después del 7 de agosto del 2018 vemos la evolución de Colombia en materia de Emprendimiento, quintuplicando las energías renovables no convencionales, logrando en el 2019 las mayores exportaciones agrícolas y de bienes y servicios.

Logrando también, el mejor año del turismo. Logrando un crecimiento económico en el 2019 que superó el promedio mundial, el regional y el de bloques comerciales como el de la Alianza del Pacífico.

Lo hemos visto también con el programa Concluir, Concluir, Concluir, donde las obras se terminan con criterio patriótico, no para buscar aplausos de vanidad individual, sino para entender que las obras les pertenecen a los colombianos.

Así lo hemos hecho también con el emprendimiento digital y con la Economía Naranja.

Así lo hemos hecho también dando incentivos para la inversión en el campo, aprovechando la Agricultura por Contrato, ordenando la producción, llegando a nuevas fronteras.

También lo hemos visto  con el despliegue del sector de la construcción para que más colombianos sean propietarios.

También lo hemos visto integrado con la conciencia ambiental, donde avanzamos en la siembra de millones de árboles, donde avanzamos en Economía Circular .

Y todos estos propósitos están orientados hacia la Equidad con los mayores presupuestos que haya tenido el país en educación y salud.

Donde vemos más jóvenes llegar gratuitamente las universidades, donde conquistamos la doble titulación, donde hacemos mejoramientos de vivienda, donde llevamos la luz eléctrica por primera vez a más de 400 mil personas.

Donde queremos que las vías terciarias unan el territorio y donde hemos visto también que se amplían los programas sociales para los más vulnerables.

Esta agenda que nació para responderle a Colombia, para cumplir el principio del voto programático, está en ejecución.

Ímpetu en medio de la pandemia

Desde luego se ha visto embestida por una pandemia que apareció en el mundo, que podría parecer como un elemento para obstaculizar y trastocar muchos anhelos.

Y es cierto que las adversidades no son pequeñas. Pero en este 7 de agosto sale a renacer una vez más, los bríos y el ímpetu del pueblo colombiano.

Porque la pandemia no nos va a arrebatar el anhelo de tener una Colombia con más Legalidad, con más Emprendimiento y con más Equidad.

La hemos sorteado con medidas basadas en la ciencia y con responsabilidad. Lo hemos hecho con medidas claras para proteger la vida y la salud, pero al mismo tiempo proteger la vida de la micro, pequeña y mediana empresa, y la vida del empleo.

Sabemos que los retos son tan grandes que ameritan darlo todo, pero en equipo.

Hemos visto cómo en estos meses, comparativamente con otros países nuestros indicadores nos dan optimismo, no triunfalismo.

Lloramos cada muerto, cada vida que se pierde y que se extingue. Pero seguimos entendiendo que es la cultura ciudadana, la disciplina, la coherencia, la cooperación, la que va a marcar las grandes diferencias.

Sabemos, además, que en medio de las adversidades, hemos fortalecido la capacidad atención crítica, la capacidad de hacer pruebas, la capacidad de llegar con aislamiento selectivo y de enfrentar los picos regionalizados.

Y lo hemos hecho de la mano con amigos, con gobernadores y con alcaldes, con las Fuerzas Militares y de Policía, con el personal de la salud, con los héroes que están en los hospitales.

Lo hemos hecho con los micro, pequeños, medianos y grandes empresarios. Lo hemos hecho todos como sociedad.

Sea esta la ocasión para exaltar y agradecerle al Gobernador del Meta, aquí presente, a nuestro buen amigo Juan Guillermo Zuluaga. Que todos los días se bate para proteger la vida y la salud, pero también para hacer valer la legalidad en distintos lugares de su departamento del Meta.

Y hoy le decimos: Gobernador, cuente con nosotros, porque vamos a seguirlo acompañando hasta derrotar cualquier forma de criminalidad en su departamento y en todo el territorio colombiano.

Compromiso por Colombia

Hoy también, valorando los esfuerzos realizados, estamos haciendo una gran apuesta para la reactivación de Colombia con el compromiso por nuestro país.

Le agradezco a mi compañera, a la doctora Marta Lucía Ramírez, por estar a mi lado en la construcción y el seguimiento de estas tareas, para que Colombia tenga más de 100 billones de pesos de inversión que generen millones de empleos y que nos permitan reactivarnos de manera segura.

Porque esta pandemia nos obliga a entender que, como no hay vacuna por ahora, ni tratamiento, ni inmunidad garantizada, es nuestro talante y nuestra cultura ciudadana la que va a marcar el camino de la reactivación segura.

Con este Compromiso por Colombia hay proyectos viales, portuarios, aeroportuarios, energéticos, digitales, creativos y culturales, ambientales, sociales.

Porque nosotros queremos extender Ingreso Solidario hasta el mes de junio del año entrante como mínimo.

Apoyo con programas sociales

Y ayer anunciábamos que vamos a extender el programa de Apoyo al Empleo Formal hasta el mes de diciembre de este año, presentando en los próximos días,  con mensaje de urgencia, un proyecto de ley de dos o tres artículos para extender este beneficio que ha permitido garantizar empleos a más de 2.5 millones de colombianos.

Hoy sabemos que nuestro reto es social, que también estamos avanzando con la devolución del IVA y con los demás programas de transferencias condicionadas.

Hoy sabemos también que avanzamos con la Paz con Legalidad, para acelerar  los proyectos PDET, para poder hacer de la Agricultura por Contrato un beneficio de todos los productores con las Zonas de Desarrollo Empresarial y ¡óigase bien!, también con un ordenamiento productivo pensando en los mercados internacionales.

Esta agenda está en marcha porque no nos detenemos. Esta agenda está en marcha porque Colombia no se amaina ni se doblega. Esta agenda está en marcha porque nuestro país siempre mira adelante.

Esta agenda está en marcha porque así como tuvimos que enfrentar las embestidas más duras de los carteles y los derrotamos, hoy seguiremos derrotando cualquier forma de criminalidad.

Fortalecimiento de la salud

Y que este día nacional, patrio, histórico, podamos también reafirmar que seguiremos contribuyendo al fortalecimiento de la salud.

Seguiremos avanzando para profundizar el Acuerdo de Punto Final, las reformas necesarias.

Seguiremos avanzando también para que nuestro país vea saldar deudas históricas. Que tengamos telemedicina, servicio de atención domiciliaria con mayor certeza.

Y que este sea el día también donde una vez más nosotros elevamos nuestra voz con la frase de nuestro escudo, de Libertad y Orden.

Queremos la defensa de la libertad en Colombia con el orden que nos brinda la seguridad.

A los soldados de Colombia

Hoy a todos los soldados de Colombia les agradezco los golpes certeros que han realizado con majestuosidad contra criminales como alias ‘Corea’, alias ‘Elkin’, alias ‘Guacho’, alias ‘Gentil Duarte’, a quien le estamos, además, golpeando sus estructuras, y llegaremos a él. Como lo hicimos con ‘Rodrigo Cadete’ y como lo  haremos con cualquiera que pretenda pasar por encima de la ley.

Nuestro Ejército está impetuoso. Nuestro Ejército está comprometido en obrar con la Constitución y la ley, y seguirle dando victorias a Colombia, como lo están todas las Fuerzas Militares y de Policía.

Nuestro país mira hoy al horizonte de la historia y sabe que estos momentos difíciles quedarán en el recuerdo, pero en un recuerdo que señalará que estuvimos a la altura de las circunstancias, porque obramos con grandeza, porque obramos con entrega, porque obramos con el sentir de sentir en cada familia el orgullo colombiano.

A las familias de los héroes

Hoy les extiendo mi saludo también a todas las familias de los héroes de Colombia. A esas familias que muchas veces pasan las Navidades en oración,  sintiendo lejos al familiar pero enviándole sus bendiciones para enfrentar al enemigo.

Hoy les rendimos homenaje a esas familias que tienen dolor por haber perdido un ser querido. Hoy les rendimos homenaje a esas madres y padres abnegados que cada semana llegan a los batallones de Colombia para llevarle un detalle, un cariño, un alimento, a un hijo, que quiere servir a Colombia.

Hoy les rendimos homenaje a esas familias que han ayudado a construir esta institución que nadie logrará arrebatar del corazón de Colombia.

Trabajar contra discursos de odio

Hoy más que nunca pienso lo que la historia nos deja.

El 7 de agosto de 1819 vimos nacer la libertad. El 7 de agosto del año 2020 estamos luchando para liberar a nuestro país de la criminalidad, para liberar a nuestro país del odio, para liberar a nuestro país de la demagogia, para liberar a nuestro país de los discursos que invitan a la fractura, al odio de clases. Los que evitan a la amenaza institucional, los que invitan a que todo orden se fracture para satisfacer espíritus individuales de llegar al poder para servirse del poder.

Hoy Colombia sabe con plenitud que las circunstancias del momento universal nos invitan a actuar en equipo, nos invitan a actuar con este tricolor, amarillo, azul y rojo como símbolo de unidad.

Saben, además, que solo una Colombia cooperante logra salir adelante.

Por eso reitero nuestro mensaje de trabajar siempre por las soluciones y no caer en las agresiones. De trabajar siempre por construir y nunca por destruir. De trabajar siempre por avanzar y no por parar.

Esa es la Colombia que todos queremos. Esa es la Colombia que hoy celebramos. Y la celebramos rindiéndole un homenaje a esta institución del glorioso Ejército Nacional como otro símbolo de unidad.

Reconocimiento a comandantes

Aprovecho, además, para agradecer y destacar a nuestros comandantes.

Y me complace hoy, poder, en el Día del Ejército, entregarle su cuarto sol, general (Eduardo) Zapateiro Altamiranda (Comandante del Ejército Nacional).

Me complace, además, mi general (Jorge León) González (Jefe del Estado Mayor Conjunto de las FF.MM.), también entregarle a usted un símbolo de un nuevo ascenso en carrera militar, que ustedes lo reciben hoy como un símbolo para toda una Fuerza que sabe lo significa el amor indeclinable por Colombia.

Y permítame, señor Ministro (de Defensa) Carlos Holmes Trujillo, hacerle nuevamente un reconocimiento y al mismo tiempo un llamado a que sigamos avanzando en la consolidación del principio de Legalidad en el territorio. A que sigamos tocando las puertas de cada hogar para que el hogar sienta que en sus Fuerzas Armadas tienen una mano amiga.

Hoy Colombia, con la mano en el corazón, también les rinde homenaje a los héroes caídos, pero le rinde un homenaje a esta Escuela. A esta escuela de formación, a la Escuela José María Córdova, donde, en medio de esta pandemia, hacemos este homenaje, quizás atípico, pero con el mismo sentido sublime de hacer de nuestro país esa Colombia grande que nos merecemos.

Muchísimas, muchísimas gracias.

(Fin/gta)

Relacionadas

/Multimedia/audios/1385-Conmemoracion-aniversario-Batalla-Boyaca-20200807.mp3
https://www.youtube.com/embed/nXOa16GZ3G0?rel=0