Palabras del Presidente Iván Duque en los cinco años de ProBogotá Región

Discurso

Palabras del Presidente Iván Duque en los cinco años de ProBogotá Región

ProBogotá, Bogotá, seguridad, legalidad, equidad, emprendimiento, Iván Duque, Presidente Duque, Presidencia de Colombia

Bogotá, 12 de noviembre de 2019.

 

Muy buenos días para todos.

Doctor Juan Carlos (Pinzón, Presidente de ProBogotá Región) para mí es un honor compartir con ustedes este evento, porque ProBogotá significa una colaboración de distintos actores públicos y privados en beneficio del interés de una ciudad.

Es la más clara encarnación de un propósito colectivo, de una institución que nace, no para pensar en la coyuntura política inmediata, sino para soñar un proyecto de ciudad.

Y me alegra poder estar hoy acá para compartir perspectivas desde el Gobierno Nacional orientadas a la ciudad, pero también quiero aprovechar este día para hacer reflexiones sobre el país, sobre la región, sobre los retos que tenemos, que parten de esa premisa del famoso pensador japonés Kenichi Ohmae, quien decía que debemos pensar globalmente y saber actuar localmente.

Estamos viviendo momentos de turbulencias en muchos lugares del mundo. Estamos viviendo momentos donde hay expresiones que llaman al odio, que llaman a sentimientos incendiarios, que hacen un apego estricto a la violencia para tratar de exacerbar sentimientos, muchos de ellos con intereses políticos para construirse sobre las cenizas de las democracias.

Estamos viendo como en muchos lugares se exageran sentimientos negativos y se menosprecian sentimientos positivos o sencillamente algunos prefieren apuntar a tratar de demeritar cualquier instante de progreso.

Es muy importante que en este contexto global, que se siente en distintos lugares del planeta, tengamos claro que la democracia hoy es más directa que nunca, pero también la democracia hoy es más permeable que nunca  a esos sentimientos por la velocidad con la que se pueden mover desde noticias falsas hasta acusaciones que terminan repitiéndose hasta que se convierten en verdades o en percepciones que alimentan la exacerbación.

Pero si miramos también otro contexto, podemos darnos cuenta que esa democracia directa tiene elementos positivos, tiene la posibilidad de invitar a todos los ciudadanos a la reflexión y la posibilidad de hacer del gran debate y el diálogo ciudadano una oportunidad.

Por eso, como Presidente de Colombia, recuerdo aquella frase que pronunciara Gabriel García Márquez, según la cual a los colombianos nos costaba muchas veces celebrar el progreso.

Porque nosotros siempre como sociedad estamos añorando un poco más, estamos cuestionando porque queremos más.

Decía también Gabriel García Márquez que celebrar el progreso es parte de reconocer los procesos evolutivos en una sociedad.

Y yo creo que Colombia tiene una historia muy bonita que contar, en medio de sus dificultades, en medio de tantas tribulaciones, en medio de tantas angustias, Colombia tiene una historia bonita que contar llena de un país resiliente, que ha podido sortear toda serie de adversidades y ha podido hacer de las adversidades la más grande de las oportunidades.

Este país en tan sólo tres décadas tuvo uno de los mayores crecimientos en el mundo en expectativa de vida, en los últimos 20 años ha visto cómo se expande una clase media, ha visto también cómo se mejoran infraestructuras básicas,  ha visto cómo avanzamos en la cobertura de educación y salud.

Ha visto también cómo se puede llegar a un crecimiento rápido de la bancarización para abrirle oportunidades a la sociedad, que le lleven a instancias donde más ciudadanos alcancen el sueño de ser propietarios.

Ha sido un país que ha doblegado grandes amenazas de seguridad, muchas de ellas seguirán latentes, quizás algunas en mayor y otras en menor proporción, pero lo cierto es que se ha fortalecido el Estado.

Y también podemos decir, que en grandes indicadores globales, el país es hoy percibido como un país de una gran evolución.

Hace tan sólo 20 años parecía ilusorio que Colombia estuviera sentado en la Ocde.

Hace 20 años nos parecía a nosotros ilusorio que compañías colombianas estuvieran constituyendo como multinacionales en distintos lugares del planeta y de América Latina.

Hace tan sólo 20 años algunas de las grandes publicaciones planteaban los retos de la institucionalidad, de si Colombia sería capaz de sortearlos o sí estaría siempre en el filo de ser constituido como un Estado fallido.

Por eso cuando vemos el progreso, es cuando tenemos que ser absolutamente conscientes que más allá de los períodos presidenciales, que más allá de la coyuntura, lo que a nosotros nos tiene que motivar como país es mirar hacia adelante, corregir problemas que han envejecido mal, construir sobre los éxitos y soñar nuevos propósitos de país.

Esa es la razón por la cual, hace más de cuatro años, tomé la decisión de aspirar a la Presidencia, para que pudiéramos plantearle a Colombia agendas nuevas, para que pudiéramos generar un nuevo cambio en la actitud frente a la política y frente a las instituciones, que pudiéramos, además, dejar de ver la política con ponzoñas y dejar de ver la política como una guerra de vanidades.

Por eso también, desde el primer día que asumir la Presidencia, tomé un propósito, jamás utilizar el pulpito presidencial para que fuera un púlpito polarizador en el país.

Poder invitar hombres y mujeres, más allá de sus creencias políticas o partidistas a unirse en un proyecto de país, y abordar discusiones pensando en el sector privado, abordar discusiones pensando los más vulnerables, abordar discusiones pasando en la legalidad.

A mí me motiva que los colombianos tengamos un gran espíritu emprendedor.

A mí me motiva que nosotros le podamos mostrar al mundo que estamos dispuestos a tener mejores condiciones para el país y eso implica quitarle tanta carga asfixiante a la micro, a la pequeña, a la mediana y a la gran empresa.

Eso implica eliminar trámites innecesarios. Eso implica que el Estado vea al empresario no como la fuente de ingresos fiscales, sino como el aliado primigenio para la transformación social. Eso implica también buscar armonía dialogante entre trabajadores y empresarios con el apoyo del Estado, bajo ese bello criterio tripartito que ha orientado las relaciones laborales por tantas décadas.

Esto implica que miremos a la Colombia profunda. Eso implica que nosotros podamos cerrar brechas y eso implica que podamos entender que la palabra paz no puede estar sometida, sencillamente, a arbitrios de carácter político, sino que la paz es alcanzable cuando es un propósito colectivo y existe, además, del acompañamiento del término Legalidad y la palabra Seguridad como valor democrático, jamás llevada al extremo de ser tildada de autoritarismo o de opresión.

Es por eso que en este encuentro, doctor Juan Carlos, es bien importante que nosotros le contemos a Colombia y que lo repitamos sobre lo que se ha alcanzado.

Hace tan sólo 15 meses cuando empezó nuestro Gobierno, empezamos con un gran propósito y era reactivar el crecimiento de nuestra economía; una economía que venía de un año 2017 con un crecimiento lánguido del 1.4%, que afectaba a nuestros propósitos de reducir pobreza, que afectaba a nuestros propósitos de generar transformación productiva.

Hoy, gracias a las medidas que hemos tomado juntos, porque una de las cosas que yo pretendo también con este Gobierno, es que dejemos de hablar en primera persona y que nos acabemos de una vez por todas con los yoismos, y pensamos  en nosotros.

Nosotros hemos tomado las decisiones y hoy Colombia está prevista a crecer por encima del 3%; cuando América Latina apenas se ve creciendo el 0.5, cuando el promedio de la Ocde está por debajo del 2, cuando, además, el promedio mundial no llega al 3 por ciento.

Que se necesita mucho más, desde luego, pero que en una coyuntura internacional llena de incertidumbres y, además, siendo el país que ha recibido el mayor choque migratorio que haya visto América Latina en su historia reciente; lo único que muestra es lo que somos como país, lo que debemos seguir siendo como país.

Y que, además, se ve en una nación donde la inversión extranjera nos mira con buenos ojos por lo que hemos alcanzado históricamente en términos de estabilidad institucional, de la calidad de nuestra propia democracia.

Y el ejemplo más claro es que la inversión extranjera directa en el primer semestre de este año creció el 24.7 por ciento.

Mirábamos, inclusive, este fin de semana, estudios de la firma Radar, donde muestran que el consumo de los hogares ha llegado al punto más alto desde que se hace esa medición en el 2002.

Que cerraremos este año con el mejor año del turismo en nuestro país, con más de 4.2 millones de visitantes no residentes y en lo que va corrido del año con la mayor tasa de ocupación hotelera en 15 años.

Esas son realidades que tenemos, que tenemos que celebrar, desde luego, que las acompañan también desempeños sectoriales que queremos que sean mejores todos los días; en la construcción, en la infraestructura, en la industria.

Nos complace, además, que Colombia sea vista como la capital latinoamericana para la cuarta revolución industrial, donde el Foro Económico Mundial ha abierto el Primer Centro de Cuarta Revolución Industrial en un país hispano parlante y lo trajo a Colombia.

O como lo veíamos hace pocas semanas en una revista especializada, donde los grandes de la tecnología quieren venir a Colombia a sentar en nuestro país sus grandes centros de servicios en la nube o de servicios digitales o inclusive ya se ve Colombia como es el lugar privilegiado para las Industrias Creativas gracias a las decisiones que hemos tomado.

Estas son los que nos tienen que llenar de motivación y, también, en medio de tantas angustias, doctor Juan Carlos, porque la seguridad siempre es angustiosa, tenemos que celebrar que este año en la forma en la que vamos cerraremos con el menor número de homicidios desde 1985 y con el menor número de secuestros desde 1983.

¿Por qué?

Porque Colombia se ha sabido sacudir de los problemas y hoy quiere hacer unas apuestas grandes.

Pero que sea esta también la ocasión para referirme a por qué todos estos logros tenemos que acompañarlos con lo social, porque no podemos dejar de ver al más débil al más vulnerable, no podemos dejar de mirar a quien más necesita el apoyo de la sociedad.

Porque justamente en esta época de grandes transformaciones tecnológicas, si no nos concentramos en cerrar esas brechas muy posiblemente esas brechas se puedan agrandar con el paso del tiempo.

Y esa es la única razón por la cual me he concentrado tanto en la palabra Equidad, palabra que muchos quieren señalar como difusa, que algunos pretenden decir que no tiene definición.

Para mí tiene una definición muy clara y es atender a los más vulnerables de la sociedad.

Por eso tenemos el Plan Nacional de Desarrollo que más recursos ha destinado a lo social en la historia de este país.

Tenemos en el año 2019 y el año 2020 los mayores presupuestos que se hayan conocido para la educación, que se traducen en mapas puntuales como llegar a 7 millones de niños que reciban todos los micronutrientes en el Programa de Alimentación Escolar todos los días de la jornada académica.

En solamente un año hemos superado más de 500 mil nuevos beneficiarios y nuestra meta es pasar de 5 a 7 millones en el Gobierno.

Hemos hecho una apuesta grandísima aumentando ese supuesto en más de un 40 por ciento, el presupuesto de alimentación escolar.

Vamos en la dirección de duplicar la jornada única del 12 al 24 ciento para que los niños tengan mayor capacidad de aprendizaje.

Hemos logrado que 143 mil jóvenes se miden con doble titulación en los colegios, con el título de bachiller y el título de técnico.

Hemos buscado que más jóvenes lleguen gratuitamente a la universidad en nuestro país.

Y este año llegaremos a 80 mil jóvenes de familias vulnerables que van a recibir educación universitaria gratuita.

Pusimos en marcha el programa de ‘Punto Final’ en salud para saldar deudas históricas.

Porque de qué nos sirve a nosotros hablar de calidad y de cobertura cuando hay una deuda acumulada que debilita estructuralmente la prestación de servicios.

Por eso, ese programa va en marcha y va en marcha con el programa ‘Hay Hospital’ que llega a 933 hospitales públicos mejorando su desempeño con indicadores, pensando en los más vulnerables.

Por eso nos motiva que en tan solo 15 meses más de 47 mil colombianos hayan recibido subsidios de tasa de interés y de cuota inicial en vivienda que supera lo que se entregó en los cuatro años anteriores.

No por hacer comparaciones sino por darnos cuenta que hay un ímpetu en temas colombianos tengan la posibilidad de ser propietarios.

Y lo estamos haciendo también con el programa de ‘Semilleros de Propietarios’, donde a través de la bancarización, familias que antes estaban pagando 400 mil pesos por una pieza, hoy con esos mismos recursos, cuota fija a 15 años, con el apoyo de la banca, van a ser propietarios de una vivienda que les va a representar el patrimonio de su familia.

Y como usted lo sabe, muy bien, doctora Sandra Forero (Presidenta de Camacol), hemos tenido la cifra récord de venta de viviendas de interés social en el pasado mes de octubre.

Esto, porque creemos que las herramientas están dadas, porque además nos motiva llegar a los lugares apartados del país donde nosotros cuando empezó el Gobierno detectamos un millón de colombianos sin luz eléctrica.

Lo que para nosotros es una obviedad, para muchas familias es una ilusión de décadas.

Y así llegamos a Taraira (Vaupés), así llegamos a Tierralta, a Crucito (Córdoba), donde encendimos a través de paneles solares unifamiliares ese sueño y una mujer se me acercó y me dijo: Presidente, por primera vez voy a saber lo que es refrigerar un alimento.

Nuestra meta es llegar a 500 mil colombianos en este Gobierno, llegaremos a los primeros 100 mil en este año.

Ver, también, que en el campo ya hay 22 mil productores que venden sin intermediarios, a través de ‘Coseche y Venda a la Fija’.

Y nos motiva, profundamente, que estemos haciendo realidad el concepto de Paz con Legalidad.

Cundo empezó nuestra administración solamente existían configurados dos Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), hoy hay 16.

Cuando empezó nuestro Gobierno solamente el 5 por ciento del catastro en el país estaba actualizado.

Y ya pusimos en marcha el catastro multipropósito con el apoyo del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para llegar al 60 por ciento de actualización catastral en el 2022.

Y más allá de los tecnicismos eso es calidad de vida, eso es ordenamiento del territorio, eso es política ambiental, eso el fortalecimiento de las finanzas territoriales, pero también es darles a muchas familias la posibilidad de un título de propiedad, a partir del cual se sienten pertenecientes activos a una comunidad.

Como lo vimos en Sucre, en Ovejas, donde se hizo el mayor programa de titulación, en un municipio donde más de mil familias, colectivamente, lo recibieron en un día.

Y, claro está, en esa construcción de la Paz con Legalidad, nuestro énfasis es que las personas que están trazando el camino de la reincorporación lo hagan, exitosamente. Y tenemos miles de millones que ya están en obras por impuestos o a través del Ocad Paz.

Lejos estaría yo de decir que aquí estamos nosotros con cantos de sirena o sencillamente vendiendo una realidad, solamente llena de conceptos positivos.

Colombia tiene retos, nunca lo hemos negado y nunca lo negaremos.

Pero esos retos se tienen que abordar en democracia, constructivamente. Y que de una vez por todas entendamos que quien gana las elecciones no es el enemigo de los que las perdieron, ni los que las perdieron son los enemigos de quienes ganaron.

Esa es la democracia y la democracia se asume y se asume pensando positivamente y mirando hacia adelante.

Muchos han tratado de señalar que las elecciones locales son simplemente el reflejo del sentimiento frente al Gobierno Nacional, como si el Gobierno Nacional debiera estar influenciando las elecciones locales, no lo hice y jamás lo haría, porque el papel del Gobierno Nacional es garantizar el transcurso de la democracia.

Y así como cuando llegué a la Presidencia decidí trabajar de manera articulada con todos los alcaldes, con todos los gobernadores, sin importar su filiación política, así lo seguiré haciendo con los que resultaron electos el pasado 27 de octubre, porque eso es lo que Colombia necesita, no que sigamos

No que sigamos en debates anacrónicos, de momento, de coyuntura, sino que pensemos constructivamente en cómo vamos a seguir empujando este país, para que crezca y sea cada vez más vigoroso y se merezca cada vez más la admiración del mundo.

Y esa es la razón por la cual, apreciados amigos, en estos momentos donde hay muchas voces que llaman a incendiar la sociedad y a la violencia, basados en mentiras, qué bueno es aclararlo; porque si bien la protesta social es un derecho constitucional, también es importante que la ciudadanía sepa que muchos de los que están llamando a la protesta violenta, lo están haciendo sobre falacias.

Aquí no hay ninguna reforma pensional que se esté preparando para afectar a la clase media colombiana.

He dicho claramente que cualquier discusión sobre reforma pensional se manejará a través de la Comisión de Concertación Laboral, y de hecho, hoy tendré una reunión también con la Comisión de Concertación, como la hemos tenido desde el primer día de nuestro Gobierno, y donde hemos logrado, entre otras: el Pacto por el Trabajo Decente, el aumento real más importante en salario mínimo concertado: empresarios, trabajadores y Gobierno.

El aumento del auxilio de transporte más alto en 15 años, el aumento en lo que tiene que ver con la negociación colectiva del sector público más importantes desde el 2011.

¿Por qué?

Porque entendemos que así se manejan esas conversaciones.

Segundo, aquí no hay ninguna reforma laboral en ciernes, que esté buscando afectar a los trabajadores. Y quiero ser contundente, no comparto esa idea donde a los jóvenes se les pague por debajo del salario mínimo, porque eso es pauperizar el empleo de los jóvenes en nuestro país.

Nuestra meta es buscar mejores empleos para ellos.

No comparto la idea de algunos de reducir el salario mínimo, porque muchos lo hacen, simplemente, con un interés puramente tecnocrático.

Yo creo que nosotros tenemos que armonizar crecimiento con empleos de calidad y mejores ingresos para los colombianos.

Y quiero ser muy claro, nosotros no estamos buscando destruir Colpensiones, todo lo contrario, fortalecerla; como fortalecer también al Sena, porque así lo hemos hecho desde el primer día nuestro Gobierno.

¿Cuáles son los retos?

Que haya mayor cobertura pensional. Porque si hablamos de equidad no podemos seguir en un país donde solamente uno de cada cuatro mayores de 65 años sean los que tienen acceso a pensión.

Nuestra meta es ampliar esa cobertura.

Entonces, que no pretenden con falacias llamar al odio.

Que no pretendan con falacias llamar a replicar hechos violentos, porque es dramático ver que algunos de los que reclamaban en otros lugares del planeta empleo, incendiaron los puestos de trabajo de miles de personas. O muchos de los que abogan por que haya mayores servicios de movilidad, fueron los que incendiaron el transporte público, privando a miles de familias humildes de poderse desplazar y movilizar.

Este ha sido un Gobierno abierto siempre al diálogo, por eso llevamos 41 Talleres Construyendo País escuchando los colombianos, más de 60 Consejos de Seguridad abiertos escuchando a los ciudadanos, y cientos de reuniones con distintos grupos sociales.

Ese espíritu se mantiene y se tendrá, porque creo en el gobierno que se construye en los territorios y no en los escritores.

Que los gobernantes son siempre sujetos de críticas, sí, claro que sí. Que los gobiernos tienen que estar dispuesto siempre a mejorar, también. Porque el sentido de autocrítica no se puede perder en ningún momento.

Pero lo que no podemos es ocultar las realidades que, no me pertenecen a mí, son de todos los colombianos, y que nos tienen que llevar a nosotros a sentirnos que vamos en la dirección correcta, y donde tengamos fallas, estar todos dispuestos a rodearnos para sortearlas en beneficio de todo el país.

Yo quiero hacer una exaltación hoy, y se la quiero hacer a usted doctor José Alejandro Cortés. Yo lo conocí a usted hace 22 años, yo estaba empezando mi carrera y usted, aparte de ser gran empresario y filántropo, tenía también en sus ideas, apoyar el desarrollo de la participación política de los jóvenes.

Recuerdo, como usted, con una generosidad muy grande, me apoyo para hacer una jornada de participación política de jóvenes en todo el país, y después recuerdo verlo a usted preocupado por la justicia, su participación en la Corporación Excelencia en la Justicia.

Después recuerdo su preocupación por el acceso de los jóvenes a las becas, y cómo usted se concentró en promover la participación del sector privado para que miles de jóvenes pudieran llegar a las mejores universidades del mundo.

Después, vimos su preocupación por el periodismo libre, independiente, que se reconociera el trabajo de la búsqueda de la verdad.

Y así también usted dejó esa impronta.

Y hace pocos años, usted también, se planteaba con su hijo Miguel, a quién considera un amigo, que Bogotá necesita necesitaba traer al sector privado a esta reflexión.

Usted, doctor, José Alejandro Cortés, es la encarnación de ese empresario, que más allá de la utilidad de sus negocios, está pensando en la utilidad de su persona para el bien de la sociedad. Y ese es un reconocimiento que usted hoy lo recibe con la Cruz de Boyacá, y que nosotros nos motiva.

Y creo que reconociendo ese esfuerzo y el esfuerzo ProBogotá, doctor Juan Carlos Pinzón. Como Presidente de la República quiero trazar una línea clara: queremos que Bogotá tenga Metro, sí y por eso en 15 meses de gobierno nos dedicamos a sacar adelante, con el gobierno de la ciudad, ese proyecto para que se hiciera la adjudicación y empezara a la evolución.

Un proyecto que va a transformar la ciudad.

Estamos comprometidos además con el Regiotram, donde también aportaremos el 70% de los recursos. Estamos comprometidos con avanzar en los proyectos de accesos norte y de la ALO Sur.

Estamos comprometidos, también, con que la ciudad, pueda desarrollar los senderos ecológicos, donde haya esa armonía entre el ciudadano y la protección del medio ambiente.

Estamos comprometidos con las áreas de desarrollo Naranja, como la que vimos hace pocos días en San Felipe, en esos 46 sectores llegarán más de 500 mil  millones de pesos de inversión, donde la clase creativa va a darle identidad a la ciudad.

Estamos comprometidos con los retos de seguridad.

Este año será el de menor tasa de homicidios que haya visto Bogotá en más de tres décadas, pero nosotros queremos llegar a un solo dígito al final de nuestro Gobierno.

Hemos aumentado el pie de fuerza más de 1.500 efectivos y dotado a la ciudad de nuevas tecnologías para tener mejor inteligencia, mejor georreferenciación del delito y desarticular a todas las redes de criminalidad organizada.

Y vamos a trabajar en la lucha contra el robo, contra el hurto callejero -que por cierto es bueno aclarar eso-, Bogotá tenía un subregistro, Bogotá tenía un subregistro porque la denuncia era engorrosa, difícil.

Y, recuerdo, que promoví la denuncia electrónica, y muchos me dijeron, usted va a ser la víctima.

Y les dije, ¿por qué?

Porque cuando la gente empieza a denunciar de manera más fácil el subregistro va mostrar un incremento rápido, y quizás, exponencial.

Y dije, prefiero correr ese riesgo, pero hay que sincerar la información, porque de lo contrario es engañarnos como sociedad.

Y es por eso que hoy más del 60% de las denuncias de hurtos en Bogotá son denuncias electrónicas; pero con el trabajo que se está haciendo con la Policía, estamos empezando a quebrar tendencias.

Y será la Política de Seguridad Ciudadana, próxima a salir, la que nos va ayudar a trabajar en las ciudades contra el hurto callejero y trabajando también con el aparato judicial, porque se necesita judicialización frente a la reincidencia.

Y usted, representante Edward Rodríguez, con su proyecto de Reincidencia, esperamos que también contribuye a ese debate, porque Colombia necesita que muchos de esos criminales, realmente, reciban condenas ejemplarizantes, cuando se repiten permanentemente sus actos delincuenciales.

Y por supuesto, no quiero dejar de lado, los clúster productivos de la ciudad, la ciudad viene por lo menos 10 o 12 clústers  en distintas actividades que podemos manejar de manera ordenada y llevarlo también a que la ciudad se posicione en la exportación de sus bienes y servicios.

Y cierro con esto.

Esa visión de la ciudad al 2051, que usted planteó, qué bueno, que la podamos trabajar en armonía con el Gobierno Nacional.

Qué bueno que nosotros nos propongamos mirar 40 años adelante y determinar cuántas líneas de Metro más se necesitan. Cuáles van a ser los interconectores viales que se necesitan y cómo va a ser esa articulación con la región.

Pero mi mensaje a todos ustedes es que en medio de todas estas reflexiones, las que acabo de hacer del orden internacional, las que acabo de hacer sobre el orden nacional y las que acabo de plantear frente a la ciudad, nosotros como país no podemos dejar que el odio sea el que termine calcinando calles.

Este país necesita darle prioridad a construir antes que destruir.

Que si bien es importante la protesta para muchos y se respeta, quizás, sea más importante agotar primero la propuesta y, además, el mensaje final: aprender de quienes por encima de las vanidades logran dejar impronta.

Ese es el reconocimiento que se le ha hecho a usted doctor, José Alejandro Cortés, y crean que, como Presidente los colombianos, mi único deseo y mi único interés es que a este país le vaya bien.

No hay de mi parte ningún sentimiento en contravía de ningún colombiano distinto de los que quieren arrebatar a los colombianos la libertad a través de la violencia y que, en el cumplimiento del derecho constitucional y legal, tendremos que enfrentar siempre con la Constitución en la mano.

Y que sea esta la ocasión para decirles que en estos días de profunda reflexión, miremos lo que Colombia ha construido para que no pretendan algunos destruirlo por intereses políticos.

Muchísimas gracias.

Relacionadas

/Multimedia/audios/907-quinto-aniversario-ProBogota-20191112.mp3
https://www.youtube.com/embed/w2XYpY_hn_k?rel=0