Palabras del Presidente Iván Duque en la clausura del 39° Congreso de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC)
especial Presidencia de la República

Discurso

Palabras del Presidente Iván Duque en la clausura del 39° Congreso de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC)

campo, agricultura, emprendimiento, equidad, Iván Duque, Presidente Duque, Presidencia de Colombia, Presidencia de la República

Bogotá, 7 de noviembre de 2019.

 

Doctor Jorge (Enrique Bedoya, Presidente de la SAC), vengo una vez más a este Congreso lleno de motivación y sobre todo lleno de entusiasmo y de compromiso.

Yo creo que la gran transformación social de Colombia tiene que darse en el campo, tiene que hacerse en el campo, tiene que proyectarse en el campo, porque es donde históricamente tenemos más brechas. Y brechas profundas.

Decir estas palabras suena prácticamente a un cliché o sonaría quizás a discursos de muchas épocas.

Pero hay una diferencia. Durante muchos años los problemas sociales de la ruralidad eran vistos por los gobiernos de manera desarticulada. No tenían, además, un propósito final.

Pero hemos tratado desde el primer día de gobierno de corregir problemas que envejecieron mal, y al mismo tiempo, poder señalar un camino de integración transversal de todas las agencias de gobierno para empezar a hacer un cambio profundo.

El campo colombiano tiene condiciones que ameritan una sana reflexión. Cerca del 80% de los habitantes de las zonas rurales de Colombia están en el Régimen Subsidiado de Salud, lo cual evidencia que se trata de una población con altos índices de informalidad.

En el campo colombiano, más del 70% de quienes trabajan en él ganan por debajo de un salario mínimo.

Pero en adición a eso, en el campo colombiano el promedio de escolaridad son 5.6 años, cuando en nuestras ciudades son 9.3.

Esas cifras también se agudizan cuando nos damos cuenta de que la cobertura de saneamiento en las zonas rurales está casi un 50% menos que en las ciudades. Cuando nos damos cuenta de que es un mínimo el acceso a la irrigación que tenemos del total de hectáreas de potencial productivo.

O sencillamente, que también tenemos en las zonas rurales de nuestro país cerca de un millón de compatriotas que no conoce la luz eléctrica.

Ni politiquería ni discursos incendiarios

Esas son realidades. Realidades que tenemos que enfrentarlas desde la perspectiva de los bienes públicos, que tenemos que enfrentarlas desde la articulación de políticas, y que lo único que no necesitan para resolverse es demagogia, palabrería, politiquería o discursos incendiarios.

Esa realidad la tenemos que resolver todos, pero hacerla desde una perspectiva económica y social. Desde una perspectiva del empleador y el trabajador. Desde una perspectiva de acceso a mercados, y desde una perspectiva de acceso al crédito y de una perspectiva de mejoramiento de la productividad por hectárea.

Y desde una perspectiva de asociatividad, de tecnología y también de armonía vigorosa con el medio ambiente.

Quería empezar por ahí, porque el reto de la transformación del campo, apreciados amigos, empieza por reconocer esos fundamentos.

Demanda una institucionalidad profesional. No clientelar, no politiquera. No al servicio de feudos políticos, sino al servicio de los verdaderos genuinos y permanentes usuarios del campo.

Demanda reconocer que hay que propiciar un acceso a maquinaria, a transformación tecnológica, a semillas, a microseguros.

Hechos concretos

Y esa es la razón por la cual hoy, un año después de haberme dirigido a ustedes con una agenda, quiero dirigirme hoy a ustedes con hechos concretos, pero también trazando una hoja de ruta del camino a seguir.

Nuestro campo necesita un Gobierno que les pueda dar a las instituciones la confianza suficiente.

Despolitizar instituciones

Y bien lo decía usted, doctor Bedoya. Así asumimos esa tarea desde el primer día. Despolitizar las instituciones y nombrar en sus cabezas personas que tuvieran el bagaje y el conocimiento para ser aplicado al servicio de todos los usuarios del campo.

Hoy tenemos un ICA que recupera cada vez más la confianza. Que tiene muchas tareas por hacer en materia de digitalización de trámites, de simplificación de trámites. Un ICA que sea pedagógico, preventivo. Un ICA que también garantice,  con la tecnología de encriptación, que podamos tener licencias de movilidad que no se estén mercadeando por debajo de la mesa, sirviendo a estructuras de la corrupción.

Hoy tenemos un Banco Agrario que se mira a sí mismo con la idea de multiplicar el crédito. Que se mira así mismo por la capacidad de permear a más lugares del territorio, reconociendo que es una institución financiera, que es la única o el único banco en más de 500 municipios del país.

Pero que necesita que se les exija a los niveles gerenciales, porque por muchos años, teníamos una vergonzosa tasa de relajamiento, medido por los créditos vencidos.

Hoy queremos un banco que mejore su estándar de gobierno corporativo. Hoy queremos un banco que sea abierto al escrutinio ciudadano y un Banco Agrario que se gane el corazón de los usuarios porque desarrolla productos para quienes realmente necesitan en las zonas rurales dejar atrás el gota a gota.

Hoy tenemos una Agencia Nacional de Tierras y una Agencia de Restitución que habla con transparencia y confraternidad, y que tiene que cerrarle el camino a los acuerdos de camarillas, a las trapisondas oscuras a través de las cuales se zanjaba ante las diferencias, pero siempre pasando por los peajes; los peajes de la corrupción.

Hoy ya no. Hoy tenemos personas ahí idóneas, que buscan con transparencia presentar esa información ante los ciudadanos.

Hoy tenemos también instituciones que venían de grandes procesos de transformación fortaleciéndose. Porque también hay que reconocer las instituciones que venían por buen camino, como es el caso de Agrosavia, Jorge Mario (Diaz).

Su llegada ha dado continuidad a un enfoque. Pero queremos que Agrosavia también esté al servicio de los usuarios, que permita que los desarrollos de tecnología en sus distintas aplicaciones se traduzcan en mejorar la productividad.

Ese esfuerzo es un esfuerzo que está hoy palpable y, óigamelo muy bien, doctor Jorge (Bedoya), y óiganmelo todos ustedes, aquí estamos siempre listos a defender esas instituciones al servicio del campo, y no al servicio al clientelismo. Y no vamos a desfallecer en eso.

Hoy queremos un campo que se siga construyendo bajo los principios del Emprendimiento.

Agricultura por Contrato

Por muchos meses, recorriendo la Colombia profunda, se acercaban pequeños productores y me decían: Duque, el problema nuestro es que somos pequeños productores que salimos con nuestras cargas, llegamos a los centros de comercialización y en unas franjas sensibles de la alborada, nos negocian a nosotros esos intermediarios, muchas veces llevándonos a que recibamos como remuneración menos de nuestros costos de producción, o si hay generosidad, muy en el filo.

Esa realidad es la que nos inspiró a que hablaremos de Agricultura por Contrato como una política pública que la planteamos hace dos años, siendo precandidato, y después como Presidente.

Y recordará usted, doctor Jorge, que le dije que nuestra meta era que por lo menos llegáramos a 300 mil productores.

Eso no pasa de la noche a la mañana. No es un proceso automático, es un proceso gradual. Es un proceso que empieza y se va haciendo exponencial hasta llegar a la meta.

Y hoy podemos vislumbrar que para finales de este año tendremos 22 mil pequeños productores en Agricultura por Contrato, con contratos justos, seguros, a un precio que tenga las franjas de movilidad, pero reconociendo por lo menos cuál debe ser el ingreso que le corresponde a ese pequeño productor y facilitando la asociatividad.

Nuestra meta el año entrante  será llegar a 100 mil y cumplir con el propósito de 300 mil pequeños productores para el año 2022.

Microseguros en el campo

Ténganlo por seguro, doctor Bedoya, y doctor (Roberto) Vélez (Gerente de la Federación Nacional de Cafeteros),  que esa es una agenda transformadora, y que la acompañan también dos importantes instrumentos. Los microseguros, porque en 15 meses de Gobierno puedo también decirle a esta SAC que hemos cumplido y le hemos puesto al país la cifra récord de aseguramiento en el sector rural, que tiene que seguir creciendo para proteger a ese pequeño productor de los avatares de la naturaleza, de los choques de tasa de interés o de los choques de precio.

Un microseguro justo en el campo es transformador y es protector de los usuarios campesinos de Colombia. Es protector de los pequeños, es protector de los medianos y le da una gran solvencia financiera al sector. Y seguiremos adelante para cumplir nuestra meta.

Estamos convencidos también de que a esas cifras las acompaña también tener mayores colocaciones de crédito, mejorar plazos y tasas. Se ha avanzado pero falta mucho; tenemos que seguir dando lo mejor.

Defensa de sectores sensibles

Pero el campo que queremos también demanda un Estado que no sea vergonzante para defender a los sectores sensibles.

Hace dos años, en Corferias, algunos de ustedes me levantaron la mano y me dijeron: ‘Vea doctor Duque, por ahí se dice que en el marco de la Alianza del Pacífico se está buscando un acuerdo para que entren nuevos miembros’.

Y se estaba hablando del ingreso de países de Oceanía que tenían niveles de productividad en el sector lácteo muy superiores a los nuestros y que se les quería abrir las puertas de par en par.

Y yo dije ese día que los países tienen que buscar la integración comercial, pero los países no pueden ser destructores de los sectores sensibles, productivos y transformadores de su campo, porque esa es la actitud anacrónica o la misma actitud que llevó a que el neoliberalismo en los 80 llevará a países de América Latina, a que sectores del agro perecieran.

No era un discurso. Y hoy es una realidad. Porque allá estuvimos en la Cumbre de la Alianza del Pacífico y allá levanté mi voz para decir que el sector lácteo de Colombia representaba cerca del 25% del PIB agropecuario.

Y defendí que este sector representa una parte más importante en el PIB de la que representa en los demás países de la Alianza del Pacífico. Que representa más en el empleo rural, que representa más en el empleo nacional y en la población nacional.

Y logramos, con pedagogía, que la Alianza del Pacífico fuera verdaderamente una alianza. Y por eso defendí y logramos la exclusión de esos sectores en la Alianza del Pacífico.

Y no dejaré jamás de defender a los sectores rurales de nuestro país que lo merezcan por su importancia y por su trascendencia social, porque eso es un Gobierno amigable, un Gobierno que cree en el campo.

Medidas antidumping

También lo podemos mirar con otras medidas.

Claro que tenemos oportunidades de libre comercio. Claro que esas oportunidades también les abren puertas a muchos de ustedes.

Pero casi que el 20% de todas las medidas antidumping que ha presentado Colombia en su historia reciente, se han hecho en estos 15 meses.

¿Por qué? Porque bueno es el comercio, pero bueno es el comercio que se hace con sentido de justicia, de proporcionalidad y también entendiendo la fragilidad de sectores.

Por eso a mis amigos papicultores, podemos decir que presentamos nosotros esa disputa. Y la presentamos frente a las papas congeladas, no para satanizarlas, no para demonizarlas, pero para defender la producción de nuestro país.

Y así también lo seguiremos haciendo.

Pero en esa misma articulación del comercio, está la diplomacia agrícola y la diplomacia sanitaria, muchas veces ausente en la historia reciente de nuestro país.

Porque nunca se había llevado esa conversación a las embajadas. Porque nunca se había llevado esa conversación articuladamente con nuestros socios.

Pero muchos de ustedes, aquí presentes, me acompañaron a la República Popular China a abrir un mercado para el banano colombiano, para exportar 40 millones de dólares por año a ese mercado.

Me acompañaron también abrir el camino del aguacate Hass. Me acompañaron también hablar de las flores de Colombia, para nosotros ponernos la meta de competir y de superar a otros países vecinos que ya tienen exportaciones que superan los 18 millones de dólares.

Fuimos también hablar de los arándanos de Colombia, para que tengan ese mercado.

Y también pudieron presenciar cómo buscamos que se abriera el camino para la carne colombiana, con empresarios aquí presentes que vieron que el único compromiso es nuestro es con Colombia, sin favoritismos, sin amañamiento.

Diplomacia agropecuaria y sanitaria

Y por eso, Ministro (de Agricultura), Andrés Valencia, es que nosotros debemos avanzar rápidamente para esta declaratoria de ser un país libre de aftosa, para que esos mercados que ya dejamos abiertos, puedan materializarse y traer beneficios.

Por eso este año salieron los primeros contingentes de pimentón verde a los Estados Unidos de Norteamérica, las guanábanas a Guatemala, la piña a países del Cono Sur y estamos ad portas de abrir más mercados en Corea.

Hoy por ejemplo, zarpó el primer contingente de aguacate Hass rumbo al Japón. Y  eso demuestra una vez más que es con diplomacia comercial, agropecuaria y sanitaria con la que seguiremos abriendo estos mercados y seguirá siendo también esa una de las condiciones y características de nuestro gobierno.

Hay retos. Hay retos que se han presentado para nosotros.

Sector cafetero

Doctor Vélez, usted sabe lo que significa la economía cafetera para nuestro país.

Hemos pasado seguramente momentos de restricciones fiscales, pero nunca de restricciones afectivas y nunca de restricciones prácticas para tratar de atender las necesidades del sector cafetero.

No habían transcurrido 45 días de Gobierno, cuando pudimos disponer de  100 mil millones de pesos para atender un choque de precios.

En los primeros 100 días de Gobierno empezamos a articular una agenda. Hablamos de programas para el mejoramiento de suelos. Hablamos de temas de fertilización y por supuesto, nos comprometimos en sacar adelante el Fondo de Estabilización de Precios del Café, que hoy es una realidad, que hoy está en el Plan de Desarrollo y que empezara en el año 2020 a nacer como herramienta de la economía cafetera colombiana.

Porque nosotros no vacilamos, cuando se trata de atender a los sectores que tiene una gran tradición en nuestro país, y que han sido un muro de contención de la pobreza en muchas regiones de nuestro país.

¿Y  sabe qué me complace?

Que también como se lo dije a esta gran asociación, que íbamos a buscar una agenda compartida para la defensa de los precios justos del café.

Este año, en la Asamblea General de Naciones Unidas junto a Jeffrey Sachs y a otros jefes de Estado, materializamos ese anhelo y también empezamos la construcción de la Agenda 2030 para el sector Cafetero de Colombia, para que nuestra relación no sea intensa solamente en las coyunturas adversas, sino para que sea aún más intensa en los momentos de mejores condiciones, para soñar y construir conjuntamente.

Infraestructura

Yo no puedo dejar de hacer referencias también a temas que son trascendentales. A temas que ustedes están requiriendo.

Y me refiero puntualmente a la infraestructura en las zonas rurales de Colombia.

Yo quiero que la de ADR (Agencia de Desarrollo Rural), se transforme en lo que es la  ANI para la infraestructura. Que la ADR sea esa estructuradora de grandes proyectos para el desarrollo rural. Para que pensemos en los distritos de riego duales o productivos.

Para que también podamos llevar esa irrigación a lugares más complejos pero de buenas condiciones de tierra. Para que también hablemos de conectividad rural, para que también podamos materializar el anhelo de hacer grandes bloques de asociatividad con proyectos de largo plazo, donde la infraestructura rural sea la que mejore las condiciones de competitividad.

O que hablemos también de transporte intermodal, multimodal cuando se requiera.

Podemos decir que esa ADR es la que puede llegar de manera sensible a producir impactos en las regiones de Colombia.

Y yo espero que de aquí a un año, cuando vuelva a este Congreso, podamos mostrar transformaciones estructurales.

Palma, azúcar, arroz y banano

Quiero hacer referencia también al sector de la palma, doctor Jens (Mesa, Presidente de Fedepalma), donde hemos estado participando no solamente en tomar decisiones que beneficien a la producción.

Podemos hablar también del sector del azúcar, donde hemos podido dialogar con muchos de los productores, entendiendo las situaciones de precios, entendiendo también las figuras que tenemos en los mecanismos de integración.

Y óigase muy bien, también hablar de la realidad los paneleros.

Sectores sensibles para nosotros donde hemos procurado no solamente tener rápidamente la legislación, la promoción con la campaña que se lanzó, publicitaria para la promoción del consumo, sino que también podamos mirar cómo se mejoran las condiciones de precio.

En el caso del arroz, donde también se presentaron dificultades y dificultades además aún más complejas con la situación de la Vía al Llano, la creatividad del Ministro y del equipo permitió que tuviéramos apoyos para el almacenamiento y que ordenáramos también la producción.

Además guiado con ese propósito para todos de tener 550 mil personas beneficiarias de servicios de extensión para agosto del año 2022.

Esas han sido acciones nuestras.

Pero también referirme a nuestros amigos del banano. Porque se nos presentó un reto, con la aparición del fusarium R4.

Y logramos atenderlo no esperando el momento crítico, sino como ustedes saben, a partir del momento de la primera alerta les dije a ustedes y al equipo que actuaríamos, sin importar cuál fuera la decisión final de los exámenes técnicos, para hacer contención, para hacer prevención, para tener los puestos de control y para prevenir que llegara a otras regiones ese virus.

Además, hemos acompañado los procesos tecnológicos y de investigación, para que el país también vaya vislumbrando nuevas variedades, que sean resistentes a esas amenazas.

Yo puedo seguir señalando las tantas cosas de este proceso de 15 meses.

Aquí hemos hablado de información, de instituciones, de crédito de microseguros, hemos hablado de riego, hemos hablado los proyectos que están en el Plan de Desarrollo.

Pero quiero que sigamos manteniendo esa agenda de diálogo constante, doctor Jorge, con la institucionalidad, para que cada tres meses, vayamos viendo con la bitácora cómo vamos avanzando. Para que miremos cómo aumentamos exportaciones.

Pero sobre todo la rentabilidad del sector, acompañado de la productividad.

Vías terciarias

Para mí, es muy importante referirme a las vías terciarias.

Lanzamos el programa Colombia Rural con ese propósito.

Hemos tenido dificultades de carácter fiscal, pero ahí las vamos solventando y seguiremos siendo creativos para darle todos los recursos a ese programa, porque es a través de las vías rurales como también incidimos en el empleo, pero incidimos en la competitividad de zonas productoras de Colombia.

Seguridad

Y déjenme hacer unas reflexiones sobre dos temas.

Primero, el tema de seguridad.

La seguridad es un bien público. La seguridad es un valor democrático. La seguridad lo que nos permite ejercer las libertades en una sociedad.

La seguridad no puede caer en el discurso demagógico, donde tratan de señalarlo como guerrerismo, donde tratan de insinuar que la seguridad es una expresión derivada de la violencia.

No. La seguridad es el imperio de la ley que lo garantizan los héroes de nuestro país. Soldados y policías abnegados que tienen como compromiso defender la constitución y la ley, y que nunca podrán ser equiparados u homologados con quienes han pretendido pisotearlas.

Por eso la seguridad en el campo ha sido para nosotros una obsesión.

Que se ve con cosas, doctor Jorge, como el haber podido firmar la Ley de Abigeato, que también se lo propuse al sector y hoy es una realidad, para que tengamos mejores herramientas para enfrentar esos delitos.

La lucha contra el contrabando en las zonas rurales, general.

Antes no se veían esas capacidades y esa motivación, y es porque hemos empoderado también a la Polfa (Dirección de Gestión de Policía Fiscal y Aduanera) para que salga a combatir el contrabando de muchos productos agrícolas.

No podemos, desde luego, cantar victoria o ser triunfalistas, pero necesitamos que cada vez seamos mejores en esas prácticas.

El narcotráfico, gran enemigo del campo

Y quiero también decirles que el gran enemigo del campo en Colombia es el narcotráfico.

El narcotráfico, cuando llega a regiones con los cultivos de uso ilícito, los cultivos ilícitos, lo que esta es arrebatándole a la agricultura lícita sus productores y sus hijos.

Llegan también a destruir el ecosistema. Porque poco se habla en Colombia de que para producir una hectárea de coca, se destruyen casi dos hectáreas de selva tropical. Y se hacen, además, irresponsables y ecocidas vertimientos de químicos. De eso poco se habla.

Pero, además, detrás de estas estructuras están los grupos armados organizados como el ELN, como los residuales, como las disidencias, como ‘Los Pachenca’, como ‘Los Pelusos’ o como ‘Los Puntilleros’, que los hemos enfrentado con toda la determinación y no dejaremos de hacerlo un solo día de Gobierno.

Reclutamiento de menores

Porque son esas estructuras las que también tienen arrebatarle los hijos al campo. Que los reclutan ilegalmente y se los llevan después al servicio de cabecillas que los quieren convertir en máquinas de guerra, pero además convertirlos en escudos humanos de sus fechorías.

Y además buscan someter a esos jóvenes a los designios podridos, de almas podridas por la corrupción, para que entren a esas estructuras.

La seguridad implica enfrentar a esos cabecillas.

Por eso en estos 15 meses de Gobierno, muchos de ellos han caído y han sido llevados a la justicia con el trabajo de los héroes de Colombia.

Yo creo que nosotros debemos, todos los colombianos, unirnos en rechazar esos reclutamientos de menores. Unirnos, porque esa ha sido una práctica histórica del terrorismo en Colombia. Esa ha sido una práctica deleznable sobre la cual esperamos que, primero, se surtan todas, absolutamente todas las investigaciones de lo que ocurrió otrora y que muestre que hay verdaderamente un sentimiento de conducta condenada.

Pero, además, que seamos claros no solamente en denunciar, sino en judicializar a esos cabecillas que hoy siguen con esas prácticas, y que las hacen única y exclusivamente para buscar la protección de sus actividades ilícitas.

Nosotros queremos seguir llegando al campo con una Policía y una Fuerza Pública fraterna. Con los Cuerpos de Ingenieros.

Llegar al campo a generar esa fraternidad, y no vamos a desfallecer porque nuestra aproximación al campo es integral. Seguridad y justicia como bienes públicos, pero también el brazo social.

Un Gobierno amigo de la Paz con Legalidad

Por eso, mientras algunos tratan de desfigurar diciendo que este Gobierno es enemigo de la paz, no, este Gobierno es amigo de la Paz con Legalidad, de la paz con justicia, de la paz con seguridad, pero de la paz donde pasemos de los eslóganes a los hechos.

Por eso, cuando empezó el Gobierno, teníamos dos Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial; hoy hay 16 y apadrinados por los miembros del gabinete, que la semana pasada, estuvieron en estos 16 PDET, que cubren 170 municipalidades, miles de veredas y que además, pueden albergar cerca de 6 millones de colombianos.

Donde tenemos Obras por Impuestos, donde tenemos el trabajo de acción social, donde tenemos las propias obras a desarrollarse con el Ocad (Órgano Colegiado de Administración y Decisión) Paz. Pero que sean al servicio de las comunidades.

Catastro Multipropósito

Por eso este Gobierno también, sin espíritu populista ni demagógico, ha puesto sobre la mesa la discusión del Catastro Multipropósito.

Y logramos sacar adelante la política y tuvimos el apoyo del Banco Mundial y del BID, y de agencias de cooperación de países amigos.

Porque cuando empezó nuestro Gobierno, solamente el 5% de los predios en Colombia tenían un catastro actualizado, y nuestra meta es llegar al 60% en el 2022 y dejar el camino para que llegue al ciento por ciento en el 2024.

Pero ordenando la tierra bien, sin perseguir a nadie pero buscando que este país pueda progresar y tomar mejores decisiones, porque ni los POMCA (Plan de Manejo y Ordenamiento de una Cuenca), ni los POT (Plan de Ordenamiento Territorial) van a funcionar si no tenemos ese ordenamiento, convirtiéndolo además en un servicio, pero en un servicio concertado con la producción y buscando también la producción de los campesinos.

Sí se puede hacer eso. Y se está haciendo y no dejaremos de hacerlo.

Y quiero también ser profundamente claro que, así como hablo de seguridad. Así como hablo de esta titulación como parte de la seguridad jurídica; así como hablo de la necesidad de la protección de los tenedores de buena fe, también hablamos de la titulación fraterna con el campesino.

Y estuvimos en Ovejas (Sucre), haciendo una jornada masiva de titulación fraterna con asociatividad productiva.

Aquí necesitamos esa concordia y la estamos gestando, diciéndole no más a la estigmatización de los que quieren emprender en el campo, y haciendo un llamado a los jóvenes que quieren ser ahora emprendedores, y que van a gozar del beneficio de cero impuesto de renta por 10 años, para llevar inversión a las zonas rurales del país.

Voces que claman por incendio

Apreciados amigos de la SAC y doctor Jorge, doctor Vélez:

Esta no es una intervención procurando vender ilusiones. Aquí hay realidades.

Y agradezco que ustedes las aplaudan. Pero no son aplausos para mí, son aplausos para todos.

Porque yo espero que esta nueva generación que hoy gobierna a Colombia deje de ver la política en primera persona. Deje de ver la política en los ‘yoismos’, que se quieren es perpetuar en las grandes contiendas electorales.

Aquí se trata de hablar de ‘nosotros’. Aquí se trata de entender que como ya no está la reelección en frente, se trata es de diseñar políticas de Estado que funcionen.

Y no ver dónde le metemos el palo en la rueda al gobernante que ganó, simplemente para que haya algunos que se quieran jactar del fracaso de políticas. Eso solamente es vampiresco políticamente.

Aquí se trata de todos trabajar por un solo propósito de país. Por eso he trabajado con todos los gobernadores y alcaldes de Colombia sin preguntarles su filiación política, y por eso seguiré trabajando con todos los alcaldes y gobernadores de Colombia sin preguntar su filiación política.

Porque aquí no podemos dejarnos llevar por las voces que claman destrucción. Queremos es construir.

Porque aquí no podemos dejarnos llevar por las voces que llaman a incendiar la nación.

Y por eso desde la Presidencia jamás he utilizado este púlpito presidencial para buscar confrontaciones. Lo he hecho y lo seguiré haciendo para que construyamos un país que crezca y que crezca con Equidad para todos los colombianos.

Por eso, amigos de la SAC, con ustedes, con los campesinos de Colombia, con los pequeños emprendedores, con los pequeños productores, buscaremos ese trabajo fraterno.

En 15 meses no se cambian todos los problemas que envejecieron mal. En 15 meses no se refunda la República.

Nosotros creemos en la evolución positiva de nuestro país. Y es en esa dirección con la que queremos seguir gobernando. Gobernando sobre la base de ideas comunes que se pueden discutir y se pueden armonizar en democracia, como ha ocurrido en el Congreso con tantas leyes que hemos logrado aprobar. O inclusive con las que no hemos logrado aprobar, pero nos quedan las lecciones de por lo menos tener un debate claro, y quizás con la motivación de presentar nuevas iniciativas.

Pero mi llamado a ustedes y a toda Colombia es a que lo que hemos conquistado, no dejemos que nos lo arrebate ni la politiquería, ni que nos lo arrebaten las voces que llaman al incendio.

Este país ha tenido momentos muy duros en su historia. Si nos remontamos 25 o 30 años atrás, parecía imposible que Colombia llegara a la Ocde (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). Y estamos ahí.

Parecía imposible que nuestros productos agropecuarios y agrícolas llegaran a naciones, y hoy están ahí.

Parecía imposible que llegáramos a tener cifras de seguridad como las que estamos, con la ayuda de Dios, próximos a alcanzar, de tener la menor cifra de homicidios desde 1980, o la menor cifra de secuestros desde 1983.

¿Por qué? Porque este país no debe parar de soñar, ni parar de ambicionar ser más, ni parar de ambicionar construir equidad con un crecimiento acompañado del Emprendimiento y el desarrollo económico.

Yo espero estar aquí, todo este periodo presidencial, acompañándolos en este Congreso, espero que nos midamos por nuestros resultados y por nuestras acciones.

Y espero, doctor Jorge, que ese diálogo permanente con la institucionalidad nos siga enriqueciendo como nación.

Esta institución que fue fundada a finales del siglo 19, por hombres y mujeres que querían generar un diálogo compartido, muestra que en estos más de 100 años, cuando se quiere, se puede. Y querer significa construir entre todos.

Pueden tener la certeza de que este Gobierno seguirá dando todas sus energías para que el campo de Colombia sea un campo que mire hacia el futuro con oportunidades, y que el campo no sea lugar del cual muchos quieren salir, sino que sea ese lugar donde todos queremos llegar.

Muchísimas gracias.

(Fin/gta)

Relacionadas

/Multimedia/audios/900-Clausura-Congreso-Agropecuario-Nacional-SAC-20191107.mp3