Palabras del Presidente Iván Duque en la conmemoración de los 200 años de la integración del Ejército Libertador

Discurso

Palabras del Presidente Iván Duque en la conmemoración de los 200 años de la integración del Ejército Libertador

Foto: Efraín Herrera - Presidencia

Tame, Arauca, 12 de junio de 2019.

 

Hoy es un día lleno de historia y un día lleno de maravillosos recuerdos. Hace 200 años y en esta tierra de Tame, se encontraron después de un invierno bastante arraigado las tropas del General Francisco de Paula Santander, con las tropas del Libertador Simón Bolívar.

Esa reunión sirvió para que dos de los grandes próceres de nuestra Independencia reflexionaran sobre el camino a seguir. Reflexionaran sobre la construcción de un mejor futuro y reflexionaran sobre la inmediatez de las acciones que se requerían para darle el inicio a esta República que se llama Colombia.

Fue en esta reunión donde después se convocó una sala de guerra, y donde los testimonios de O'Leary, de Rooke y los propios testimonios de Soublette, sirvieron para demostrar cómo el Libertador y Santander depusieron los egos y decidieron unirse para darle el remate a una gesta libertadora, que culminaría semanas después en Boyacá.

Producto de ese encuentro se unieron dos divisiones y marcharon con dos consignas: la vanguardia del General Santander y la retaguardia del General Anzoátegui, convocaron a los más gloriosos héroes de esta tierra, a los lanceros, a los centauros, a los que inspiraron e inspiran a todo un país.

Ahí estuvo Inocencio Chincá, uno de los grandes de nuestra historia, uno de los que se habían hecho sargento producto de las victorias, y que se había hecho célebre en esas tierras cuando enfrentaron la ignominia de Tomás Boves, y lograron doblegar a todas las fuerzas realistas del momento para darnos ese brote de libertad.

Inocencio Chincá quién había estado al lado del General Páez, se decidía para emprender este camino que lo llevó a cruzar el páramo de Pisba y después, ese 25 de julio, tener este primer gran enfrentamiento, donde el heroísmo de Inocencio Chincá, dejó marcado para siempre lo que significa el talante del pueblo de Tame y de todo Arauca, y hoy le rendimos homenaje a esa comunidad heroica.

Después de la batalla, tres días después de su heroísmo, ese 25 de julio, Inocencio Chincá, se despidió del mundo de los mortales, para quedar en ese talante perenne de nuestra historia.

Esos son los héroes. Y como lo dirían después los grandes biógrafos de Bolívar, a él lo marcó la valentía de los lanceros para siempre; para siempre quedará la memoria de Rondón quien salvó la Patria cuando muchos se sentían perdidos en el campo.

Porque en realidad lo que nos dio la victoria, más allá de la superioridad de las armas, fue la superioridad del heroísmo, del patriotismo y del deseo de conformar una República que con el amarillo, azul y rojo, nos une a todos para reflexionar sobre este Bicentenario.

Como Presidente de Colombia estar hoy en el Bicentenario nos sirve para que nos preguntemos dónde queremos que Colombia esté, cómo vamos a labrar el futuro, cuáles son las iniciativas y las apuestas que nos convocan.

Esos 200 años de gloria que hoy recordamos son los mismos 200 años que nos motivan a pensar 200 años adelante.

Este país en el Bicentenario no puede estar prisionero de las mezquindades de la pequeña política, ni mucho menos se puede quedar perdido en estos falsos dilemas, que muchos tratan de construir con propósitos electoreros.

Para mirar 200 años adelante existen pilares que debemos adoptar: el pilar de la legalidad. Porque la legalidad no tiene ideología, la legalidad lo que busca es doblegar al crimen, doblegar al narcotráfico, doblegar al lavado de activos, doblegar al microtráfico, que llega a los parques de Colombia a arrebatarle la esperanza a la juventud.

La legalidad es que triunfa el Estado Derecho por encima de cualquier amenaza, y estaremos siempre firmes para que así se construye el país que todos anhelamos.

Con legalidad es como nosotros podemos hacer realidad lo que dice nuestro escudo: Libertad y Orden.

En paralelo nos debe motivar a nosotros, un país de crecimiento económico pujante, un país de emprendedores, de emprendedores rurales que llegan a las tierras a sacar el alimento para todo un país.

De emprendedores creativos que a través de la cultura irradian esperanza e irradian la motivación en todos los rincones de Colombia, bien sea con el cuatro o con el joropo, en estas tierras, pasando por la inmensidad de nuestro Pacífico y llegando a las costas.

Atravesando el Eje Cafetero, llevando también éste arraigo amazónico y de Orinoquia. Ese país de emprendedores culturales y creativos es el que debemos construir.

El emprendimiento también debe ser el que nos motiva a las energías renovables no convencionales, a la calidad del aire, a la derrota la deforestación, al aprovechamiento de la biodiversidad y en hacer del patrimonio natural, un sello distintivo de Colombia ante el mundo.

Eso es lo que el emprendedor colombiano lleva siempre en su corazón y en su conciencia.

También la tecnología, también la capacidad de adaptarse para ser triunfadores en la cuarta revolución industrial. También llegar con la biomedicina, llegar con la conectividad, para que en cualquier lugar del país el talento no sea un obstáculo, sino por el contrario, que la tecnología no se acerque a las oportunidades del mundo.

Ese es el país que queremos construir.

Y ese país de emprendimiento y de legalidad también debe ser el que nos lleve a cerrar las brechas, a que tengamos más jóvenes de familias vulnerables, llegando a la universidad pública gratuitamente como ocurrirá este año cuando lleguen los primeros 80 mil beneficiarios de ‘Generación E’ gratuitamente en las universidades públicas de Colombia.

O como ocurrirá con los primeros 50 mil beneficiarios del programa de Semillero de Propietarios que dejarán de ser arrendatarios eternos para convertirse en los dueños de su propia vivienda.

O como ocurrirá con el aumento de los recursos del adulto mayor, o con el programa que busca darle al país agricultura por contrato donde los pequeños productores venden a un precio fijo, con todas las condiciones, y llegamos a 300 mil productores en el año 2022.

O también la apuesta por las 600 mil jóvenes que queremos en el año 2022 graduados, con doble titulación en el apoyo del Sena cuando se haya duplicado la jornada única, o como también se hace notorio, cuando llegamos a las familias de los territorios con los programas de Familias en Acción.

Así cerramos brechas queridos colombianos, queridos amigos de Tame, queridos amigos de Arauca. Cerramos brechas con la infraestructura, por eso queremos que la conectividad de Arauca con los demás departamentos de la ruta libertadora sea una realidad.

Por eso queremos que este departamento también derrote para siempre la amenaza de los grupos criminales, y que se convierta en un epicentro de turismo, y de futuro y de naturaleza y de oportunidades.

Este Bicentenario en esta tierra de Arauca tiene que servir para que todo reconozcamos este patrimonio inagotable y el heroísmo también, de quienes están hoy con nosotros acá, los soldados de Colombia, los hombres que se levantan todas las mañanas, las mujeres que marchan con firmeza para darle a los colombianos el brillo de la libertad y de la tranquilidad en sus hogares.

Es aquí en Arauca, donde hoy les rendimos homenajes a quienes en los últimos días fueron víctimas de ataques viles del terrorismo.

Hoy no están con nosotros, pero su gloria y su memoria nos inspiran, nos motivan. Hablé con sus familiares hace dos días, les expresé el dolor que también teníamos todos pero que esta sea la ocasión para decir que su muerte no es y nunca será en vano, porque el heroísmo de los héroes de Colombia se hace perenne con el paso de la historia, y se hace perenne porque todos llevamos en nuestro corazón el aprecio y el afecto por quienes dan su vida por este tricolor nacional.

Honremos a los héroes de Colombia acá en Tame y démosles un fuerte aplauso a todos, los que todos los días con denuedo, dan lo mejor por esta tierra.

Démosles un reconocimiento grande a los héroes silenciosos, a los héroes que están en el campo, a nuestros campesinos, a nuestras mujeres cabeza de familia, a nuestros líderes indígenas, a las comunidades afrodescendientes, a todas las minorías, a los profesores, a los ingenieros, a los arquitectos, a los músicos, a los poetas; todos los que construyen país deben sentirse héroes, de cara a lo que queremos que sea nuestro Bicentenario.

Yo no puedo hoy dejar de recordar que fue en ese encuentro en Tame ese 12 de junio de 1819, cuando se le dio camino seguido a lo que había empezado en Pore, a lo que después se materializó en el Congreso de Angostura, y que fueron la base de un país que construye la libertad a partir del orden, que construye en los territorios el camino de la esperanza, sobre la base de llevar los servicios a las comunidades más vulnerables.

Yo me siento honrado de recordar las proclamas del Libertador, me siento honrado como Presidente de recordar las tesis expuestas siempre con ese talante y con el talento de Francisco de Paula Santander.

Me honra recordar la obra de Inocencio Chincá, me honra recordar la obra de Rondón y me honra recordar a los lanceros, que con José Antonio Páez hicieron que estas llanuras quedarán siempre impregnadas de lo que fue su motivación heroica.

Hoy, amigos de Tame, 200 años después de ese encuentro, miramos 200 años adelante, y quiero que este Gobierno sea el Gobierno que esté cercano a Arauca, apreciado Gobernador.

Usted lo ha visto, es uno de los departamentos que más he visitado y lo seguiré visitando, y seguiré trabajando para liberarlo del acecho del terrorismo, y para que veamos a los cacaoteros llegar a los mercados internacionales, para que los recursos mineros-energéticos no se queden en los bolsillos de funcionarios inescrupulosos, sino que irriguen bienestar en todos los pueblos de este departamento, en todos los municipios, en todas las comunidades.

Seguiré trabajando para que esta comunidad se convierta en un turismo sostenible para Colombia, que estas llanuras, su música, su gastronomía, su joropo, sus composiciones, nos llenen a todos de orgullo.

Porque todos somos araucanos en el Bicentenario, todos somos de Tame en el Bicentenario, todos somos de Boyacá en el Bicentenario, todos somos de Casanare en el Bicentenario, todos somos de Santander en el Bicentenario.

Cómo nos motiva a ver hoy acá a los gobernadores acompañando esta ceremonia, cómo nos motiva ver a los alcaldes y cómo nos motiva ver el liderazgo de nuestra Vicepresidenta organizando toda esta promoción, para que el Bicentenario nos llene de orgullo.

Gracias Vicepresidenta por lo que usted ha hecho en estos 200 años de celebración.

Yo cierro diciéndoles a ustedes, que es en estos momentos de historia donde no debemos llenar de esperanza, llenar de optimismo.

Colombia le está demostrando al mundo que es un lugar atractivo para la inversión extranjera. Que es un lugar atractivo para la cuarta revolución industrial. Que es un lugar atractivo para el emprendimiento tecnológico. Que es un lugar atractivo para que el turismo sea el nuevo petróleo de nuestra tierra. Que es un lugar atractivo para que esos 59 parques nacionales, sean protegidos y liberados de la deforestación y abiertos ante los ojos del mundo.

Que queremos que este país siga iluminando a todos sus ciudadanos, porque Colombia hoy muestra que se puede crecer, que se puede traer inversión en medio, inclusive, de las adversidades, de una crisis migratoria, pero dónde también le hemos demostrado al mundo que como país, nuestra política migratoria es la de la fraternidad con orden y no la de dejar en el abandono a los hermanos en los momentos difíciles.

Eso es Colombia, la tierra de nuestros héroes, la tierra de gente buena que en 200 años se ha hecho grande y que se hará aún más grande en los 200 años que vienen.

Muchísimas gracias.

Relacionadas

/Multimedia/audios/608-Declaracion-captura-alias-clemente-20190611.mp3
https://www.youtube.com/embed/NM4xEKP0oIk?rel=0