Palabras del Presidente Iván Duque en el 47° Congreso Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite

Discurso

Palabras del Presidente Iván Duque en el 47° Congreso Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite

Foto: David Romo - Presidencia

Bogotá, 6 de junio de 2019.

 

Es un gran placer para mí estar como Presidente de la República en este Congreso de Fedepalma.

Quiero saludar a nuestro gran amigo Jenes Mesa (Presidente de Fedepalma). Y un placer estar en esos encuentros, Jens.

Lo hice como senador, lo hice como candidato a la Presidencia y hoy me siento orgulloso de serlo como Presidente. Y gracias por esta invitación.

Quiero saludar al doctor Luis Francisco Dangond (Presidente de la junta directiva de Fedepalma) y a todos los miembros de la junta directiva de Fedepalma.

Quiero saludar al doctor Miguel Sarmiento, Presidente de la junta directiva de Cenipalma.

Quiero saludar a la señora Viceministra de Comercio, Laura Valdivieso. Al Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Lozano.

Y muy especialmente darle un saludo también hoy, en un encuentro tan importante para el sector rural, a nuestro Ministro de Agricultura, el doctor Andrés Valencia.

Quiero también darle nuestros saludos al Embajador de Indonesia, a los representantes de los organismos internacionales.

Quiero saludar también al doctor Jorge Enrique Bedoya presidente de la SAC (Sociedad de Agricultores de Colombia).

***

En primer lugar quiero decirles que vengo con mucha emoción, porque viendo ahora la pantalla donde ustedes están definiendo la palabra, vi dos palabras preponderantes; Competitividad –y ahora hablaremos de ello–, pero y otra que decía apoyo.

Y yo quiero que quede claro esta noche que después de seis años, aquí está el Presidente de la República en Fedepalma, como un mensaje de apoyo y de presencia con este sector.

Y quiero empezar por ahí. Porque muy pocas veces tenemos la ocasión en nuestro país de adentrarnos en la discusión de fondo sobre la transformación hacia el futuro y lo importante que es en esa transformación el sector rural y el sector agropecuario.

Muy pocas veces hemos tenido gobernantes que realmente le aportan todo el corazón y toda la conciencia a atender la problemática de la Colombia rural.

Y debemos entender que hay un gran hilo conductor en nuestra realidad económica,  que nos permite diferenciarnos de otros países de América Latina y el Caribe cuando se trata del sector agropecuario.

El aporte del sector agropecuario al Producto Interno Bruto que tiene Colombia es bastante superior al de otros países de la región con los cuales nos podemos comparar.

La población que tenemos en las zonas Rurales de nuestro país también es muy diciente de ese hilo diferenciador con otros países de la región, porque tenemos una de las mayores participaciones de la población el campo con las economías con las que nos vamos comparar de Latinoamérica.

Y lo propio ocurre con las exportaciones. El peso de las exportaciones del sector como porcentaje del total de las exportaciones también es un hilo diferenciador de Colombia frente a esas economías con las cuales nos podemos comparar.

Y eso a mí me parece que es razón suficiente para que nosotros miremos al campo con una visión de competitividad y de apoyo. Y justamente creo que por esas mismas razones, si nosotros queremos hablar de la construcción de un país con equidad, que cierre de brechas, también debemos ser conscientes de los retos que existen en el sector rural de Colombia.

Más del 80% de la población rural se encuentra en el régimen subsidiado de salud. Cerca del 70% de las personas que trabajan en el sector rural ganan menos de un salario mínimo.

Y lo que es aún más diciente, cuando miramos los comparadores en indicadores sociales, tenemos una de las mayores tasas de deserción escolar y una mayor vulnerabilidad en la presencia y la atención de enfermedades transmisibles y no transmisibles.

Y hago este diagnóstico porque del campo se habla mucho, históricamente se ha hablado mucho. Pero lo que nosotros estamos es la combinación de políticas públicas que nos permitan abordar lo positivo que señalé el comienzo y los retos que tenemos en materia social.

Por esa razón nosotros decidimos desde el primer día de Gobierno poner en el centro de la acción nuestra, cuando hablamos de Legalidad, Emprendimiento y Equidad, al sector rural. Y esos tres pilares tienen que estar en esta conversación.

Y quiero aprovechar para decirlo con esa claridad, doctor Jens. Porque la Legalidad es fundamental en esta conversación.

Legalidad y cultivos ilícitos

Cuando nosotros hemos visto que en los últimos años los cultivos ilícitos pasaron de menos de 60.000 hectáreas a 209.000 en agosto del año pasado, es porque se dejó de ver la Legalidad como una herramienta fundamental para la transformación del campo.

Y cuando vemos esos cultivos ilícitos, lo que vemos, además, es una amenaza latente a la agricultura lícita de Colombia.

Por eso hoy quiero reiterarles a todos ustedes que este Gobierno está comprometido y decidido a enfrentar esos cultivos ilícitos, y los vamos a derrotar con toda la capacidad institucional del Estado, cueste lo que nos cueste, porque no vamos a permitir que le sigan arrebatando a la agricultura lícita de Colombia el verdadero camino de la edificación de un mejor futuro en nuestro país.

Y los retos son muchos, porque muy pocas veces entra este tema en la conversación.

Y yo hoy quiero hacerlo quizás con más claridad y con un poco más de detalle.

Doctor Bedoya, usted como Presidente de la SAC, el doctor Jens como Presidente de Fedepalma, saben la amenaza que representan para la agricultura lícita de Colombia esos cultivos ilegales.

Desde el primer día nuestro Gobierno, decidimos enfrentar el fenómeno. Y solamente para que tengan los órdenes de magnitud, nosotros recibimos 23 grupos de erradicación manual.

Colombia llegó a tener en la época de mayor reducción de los cultivos ilícitos más de 100 grupos de erradicación manual.

Hoy volvimos a tener 100 grupos. En un trabajo que ácido titánico y muchas veces no se entiende. Pero un grupo de radicación tiene por lo menos 21 erradicadores y cerca de 40 miembros de la Fuerza Pública para proteger esa tarea.

Reconociendo, además, que nos habían limitado por decisiones institucionales y judiciales la capacidad de emplear más herramientas.

Pero para los que no tienen todavía esa dimensión clara, en lo que va corrido nuestro Gobierno, hemos erradicado el equivalente en territorio a la ciudad de Chicago, o a la ciudad de San Francisco. O si hay alguno que quiera hacer el comparador, a más de 150.000 canchas de fútbol.

Ese es un esfuerzo titánico que ha hecho Colombia.

Y nosotros hemos hecho, además, incautaciones de droga que en valor, como lo dije el otro día, equivalen las utilidades del mayor banco de inversión del mundo en el año 2018, como Goldman Sachs, o como todas las utilidades de la BP (British Petroleum),  para que se sepa el esfuerzo que hace Colombia en esta tarea.

Y yo quiero decirle, doctor Jens, y la razón por la cual empiezo por acá, en materia de Legalidad, es porque definitivamente nosotros tenemos que proteger la agricultura lícita enfrentando esos cultivos ilegales.

Y yo quiero hacerle un llamado a Fedepalma y a la SAC, y a todos los gremios del sector, a que nos apoyen en buscar todas las herramientas que se requieran para enfrentar esos cultivos. Todas.

Y eso implica sustitución y eso implica desarrollo alternativo y eso implica grupos manuales. Pero también implica la aspersión con precisión donde se requiera.

Pero no podemos seguir viendo erradicadores, muchachos jóvenes, que tienen que exponerse a que caigan en minas antipersonales. Todas las herramientas deben estar. Y yo creo oportuno hacer esa mención hoy.

También quiero decirles que, en materia de Legalidad, tenemos el reto de enfrentar el contrabando. Y el contrabando que también está afectando a este sector.

Y aquí también tenemos que ser claros en denunciar oportunamente, donde exista,  doble moral. Porque no puede ser que tengamos en el sector a los que están haciendo el trabajo con toda la intención, con todo el denuedo, haciendo la transformación, y algunos se estén prestando para la triangulación con importaciones, para después ganarse un arbitraje exportando desde Colombia,  trayéndolo por otros lugares del mundo.

Modernizar la CAN

Y quiero también ser claro con eso.

A mí me parece que la integración es muy importante. Pero también lo dije hace pocos días en la reunión de la CAN (Comunidad Andina). La CAN tiene 50 años. Y la CAN tiene que remozarse, modernizarse y necesitamos al interior de la CAN tener  una nueva discusión sobre cómo vamos a manejar nuestras relaciones en materia agrícola y comercial.

Colombia ha sido un motor y un jalonador de la CAN como instrumento de integración.

Pero lo dije de cara a la reunión que tendremos, de conmemoración del Acuerdo de Cartagena y lo quiero también decir hoy. Nosotros asumiremos en el 2020 la presidencia pro témpore de la CAN y uno de los temas que pondré como agenda es que volvamos a poner sobre la mesa una redefinición total de cómo vamos a manejar las relaciones agrícolas, porque lo que no pueden es ser relaciones en detrimento de otros países y en beneficio de unos pocos.

Ahí quiero invitar a los gremios del sector para que trabajen con nosotros en una mesa técnica. No solamente con el concepto de vernos a nosotros como Colombia, sino hacer el ejercicio que empezamos con Perú, que fue muy productivo.

Las relaciones comerciales deben ser un gana-gana. Y eso lo que nosotros debemos plantear, cómo entre todos podemos asegurarnos ese gana-gana.

Y sabemos que tenemos productos con estacionalidades distintas y es allí donde se pueden hacer acuerdos también de contingentes y demás. Pero es fundamental que abramos esa conversación.

Quería hacer esa reflexión sobre el tema de Legalidad.

Emprendimiento

Y quiero hacer una reflexión puntual sobre el tema de Emprendimiento aplicado al sector rural de Colombia.

Nosotros necesitamos un campo vigoroso y para tenerlo también debemos aprovechar de los resultados que nos dejan las misiones que han visto al campo.

Porque cada cierto tiempo hacemos misiones rurales que nos traen resultados y resulta que después viene la inoperancia cuando salen las conclusiones.

Nosotros no. Nosotros hemos decidido abordar los problemas que tiene el campo sabiendo que tenemos recursos limitados. Pero no tenemos ni creatividad limitada, ni mucho menos voluntad de apoyo limitado.

Y por eso empiezo por lo siguiente. Nosotros tenemos un país donde los pequeños productores están sufriendo, porque no tienen acceso al crédito, porque no tienen los servicios de extensión, porque no tienen el acompañamiento, porque no tienen la comercialización, porque no tienen la conectividad de las vías terciarias.

Y nosotros empezamos una transformación a través de un programa de agricultura por contrato que se llama ‘Cosecha y venda la fija’.

¿Qué queremos? Invitar a los pequeños productores de Colombia para que se asocien y para que puedan vender su producto sin la intermediación, con un contrato transparente y con unos precios acordados.

Ya logramos los primeros 6.700 productores. Llegaremos este año a 13 mil  y empezaremos el salto exponencial para llegar al 2022 con 300 mil pequeños productores a través de ese esquema.

¿Y por qué lo quería traer hoy acá?  Porque muchos de ustedes tienen estructuras productivas más grandes. Pero ustedes también han hecho programas de asociatividad que me llenan de emoción.

Si alguno tiene alguna duda de cuál es nuestro compromiso con esos pequeños productores en el caso de este sector, hoy quiero recordarles que fue el 9 de agosto, dos días después de haber empezado la Presidencia de la República, cuando estuve con ustedes en el Catatumbo, cuando estuve en Tibú y pude ver cómo este sector trabaja con los pequeños productores, asociándose y viendo en ellos los que han dejado el camino de los cultivos ilícitos.

Por eso yo quiero que esté este sector, Jens, sea un jugador que nos ayude en ese programa de ‘Agricultura por contrato’.

Y quiero también hacer referencia a otra política. Queremos 550 mil productores con servicios de extensión. Es una apuesta grande, transformadora, en un país que se había olvidado los servicios de extensión.

Esa es otra de las grandes herramientas que hemos introducido en el Plan Nacional de Desarrollo y en nuestra política.

No podemos dejar de lado que necesitamos un campo competitivo y la competitividad también requiere tener la irrigación de calidad, competitiva y con programas de asociatividad.

Por eso nosotros también hemos manifestado en el plan plurianual de inversiones que queremos tener distritos de riego, ampliarlos y buscar la asociatividad.

Ahí está Tesalia y Paicol, ahí está el Triángulo del Tolima, ahí también tenemos Besotes y tenemos la posibilidad que queremos, desde hace mucho tiempo, de Ranchería, también en La Guajira.

Queremos invitar a los sectores a que hagamos también esos, micro o mini o de escala media, distritos de riego, con programas que funcionen como verdaderas y genuinas alianzas público-privadas.

Hemos hecho una apuesta grande por la conectividad.

Yo no me la paso quejándome. Pero yo sí les quiero decir que cuando empezó a nuestro Gobierno, el presupuesto de vías terciarias para el año 2019 era casi cero. No hay desarrollo rural sin vías terciarias, no existe, no es posible.

Y nosotros decidimos para este año  asignar 500 mil millones de pesos, lanzar el programa ‘Colombia rural’, asegurar un billón de pesos para el 2020, para el 2021 y para el 2022, porque queremos conectar los territorios.

Y ustedes lo saben. En los lugares donde ha llegado el cultivo de ustedes, lo que más piden los campesinos es poder tener esas vías terciarias. Y nos vamos a concentrar en llevarles esa cobertura a más de 600 municipios del país, porque creemos en esa provisión de bienes públicos en el campo.

Hicimos una gran apuesta por el crédito, por la transformación también del Banco Agrario. Queremos un Banco Agrario técnico, competitivo presente en las regiones, que ayude a sacar a los campesinos del terror del gota, gota.

Pero, óiganme bien. También necesitamos un Banco Agrario que diseñe productos que puedan atender las distintas necesidades de los sectores del campo.

Y es por eso que estamos en condición de sentarnos ya con ustedes y con los demás gremios, doctor Bedoya. Avancemos en esa mesa técnica, doctor Jens, para que definamos según las necesidades que se están viendo y las dificultades que se están viendo, cómo podemos diseñar esos mejores instrumentos y también los instrumentos de cobertura.

Y los temas también de seguros y microseguros ante riesgos agroclimátologicos, o riesgos que también se están presentando, como fue el caso difícil que se vivió con el cogollo en Tumaco, para los pequeños productores.

Pero para eso queremos tener esas herramientas.

Y cómo no mencionar lo que les dije a ustedes también hace un año cuando me invitaron a este congreso. Les dije necesitamos despolitizar las instituciones del sector.

Y hoy puedo decirles a ustedes que no hay una sola entidad de este sector que esté escriturada a ningún feudo político. Tenemos una institucionalidad al servicio de la producción y al servicio de la calidad en el campo.

Queremos un ICA mucho más efectivo, mejor focalizado en sus tareas. Queremos un Invima que también resuelva los trámites para poder llegar a mercados y con ellos dos consolidar nuestra agenda de diplomacia sanitaria y fitosanitaria.

Esos son aspectos que yo quería traerles a ustedes el día de hoy.

Equidad

Ahora Equidad. La agenda nuestra de Equidad en el sector rural tiene que ver con la provisión de bienes públicos.

Ya hablé de las vías terciarias. Quiero hablar también de lo que queremos en el mejoramiento de viviendas,  180 mil viviendas rurales mejoradas.

Ayer con el apoyo del Congreso de la República, a quienes les agradezco, se logró la aprobación de la Ley TIC, que va a permitir llevar internet de última milla a las zonas rurales.

Y eso significa tener banca móvil. Eso significa poder tener mejores servicios de asistencia a través de tecnología. Eso significa poder monitorear precios antes de que se tengan que someter los pequeños productores a despachos y costos de transporte, para que después pierdan casi todos sus costos de producción cuando llegan a los lugares de comercialización.

Es una gran transformación, urgente y necesaria.

La transformación de la palmicultura

Y yo quiero decirles que ahí es donde empiezan mis reflexiones sobre el sector palmicultor.

Porque este ha sido un sector de Emprendimiento y ha sido sobre todo un factor de Equidad.

No pierdan eso del discurso. Lo vi. Pero eso debería ser el primer punto a mencionar de ese sector.

Porque con el pasar de los años a veces se nos olvida lo que ha significado este sector en nuestro país.

Hace tan sólo 17 años, con las justas se superaban las 100 mil hectáreas, un poco más de 100 mil hectáreas.

Hoy hay 540 mil hectáreas de palma, que equivalen a más de 630 millones de toneladas  de aceite de palma anualmente.

Esa transformación, Jens, multiplicada casi por cuatro, significó la derrota de muchos cultivos ilícitos a partir de la palma.

Pasar de esas 120 mil, 130 mil, a 540 mil hectáreas, representó que este sector, en muchas regiones de Colombia, les dijera los cultivos ilícitos ‘para afuera’. Y se convirtió en el más importante formalizador de empleo rural en Colombia. Con ingresos que superan el promedio del ingreso del campesino.

Eso no podemos quitárnoslo del discurso cuando hablamos del sector de la palma, porque pocos cultivos han tenido un impacto social tan grande.

Y estamos viviendo no una turbulencia y en eso quiero ser claro y de pronto perdónenme si soy crudo.

Yo no creo que la circunstancia que estamos viviendo internacionalmente sea una circunstancia coyuntural.

Yo creo que hay retos estructurales. Y retos estructurales que parten de una desinformación grande en los mercados de mayor consumo.

Porque yo veo en los mercados de mayor consumo que se ha tratado de satanizar y se ha tratado de generalizar la producción de palma como si fuera un cultivo deforestador en cualquier lugar del planeta.

Y se ha tratado de generalizar que es un generador de empleo infantil y se ha tratado de generalizar que hay abusos laborales por definición.

Eso como Presidente de Colombia no lo acepto, porque yo lo que he visto en Colombia es lo que está narrado en esta realidad.

540 mil hectáreas, un sector que emplea más de 170 mil personas, un sector que es altamente formalizador y un sector que ha logrado tener una producción sostenible, amigable con el medio ambiente, como quedó claro en el acuerdo que se firmó con el señor Ministro de Ambiente, de cero deforestación con la palma colombiana.

Por esa razón, doctor Jens, antes de venir acá, antes de que nos reuniéramos, en uno de mis primeras visitas a Europa, donde me reuní con los líderes de la Unión Europea, les hablé de la palma sostenible de Colombia.

Sello de calidad de la palma colombiana

Y hoy quiero decirlo con mucha claridad. Nos pondremos, como Gobierno, a dejar claro, internacionalmente, que esta es una palma distinta, sostenible, de calidad y transformadora en lo social.

Eso implica –y lo quiero dejar así de claro– un compromiso este Gobierno. Saquemos adelante ese sello. Incorporémoslo en lo en la diplomacia agrícola de Colombia, en la diplomacia comercial. Y hagamos toda la campaña que se requiera para mostrarlo.

Porque cuando estuve en el Catatumbo y vi la empresa donde el 49 por ciento de sus dueños son pequeños productores que dejaron la coca, yo quiero que el mundo vea sus testimonios.

Como también quiero que el mundo vea cómo en Tumaco, mujeres cabeza de familia, algunas de las que están hoy acá, nuestras heroínas, han logrado a través de este cultivo mostrarle a la comunidad que hay un futuro distinto a la coca.

Y esos son pequeños productores que tienen toda la posibilidad de escalar.

Por eso quiero que ese sello de palma colombiana sostenible, lo podamos mostrar el mundo con vigor, con alegría, con entusiasmo y sin ningún tipo de pena. Porque este es uno de los sectores que ha generado mayor transformación en el campo colombiano.

Biocombustibles

En esa misma línea, doctor Jens, yo quisiera también decirles a ustedes, que esta mañana tuve la ocasión de leer un reporte de la Agencia Internacional de Energía. No sé si a ustedes les llegó.

Pero en uno de los reportes recientes, la Agencia Internacional de Energía decía que hay una gran preocupación porque no está creciendo el consumo de biocombustibles en la proporción que se debería para ser uno de los mitigantes de daños ambientales.

Y ellos también defienden la diversificación, por supuesto. En las renovables no convencionales, como lo hemos hecho.

Pero hacían ese hincapié, no dejemos por fuera de la discusión ambiental, también, el crecimiento responsable y ordenado de los biocombustibles.

Por eso la actitud de nuestro Gobierno frente a esta conversación no es un debate de por cientos con respecto a la mezcla. Es un debate mucho más de fondo. Es un debate ambiental, es un debate social, es un debate de impacto, es un debate de cómo el sector responsablemente contribuye, también, a mitigar los efectos del cambio climático, teniendo una incidencia mejor en la calidad del aire y en otro tipo de políticas públicas.

Y yo he sido siempre un hombre de palabra, doctor Jens. Pero sobre todo ha sido responsable con los argumentos de no dejarme llevar por las emociones, sino llevar las conversaciones de manera sostenible.

Y me alegra que hoy la Ministra (de Minas) María Fernanda Suárez les haya dicho a ustedes que vamos a hacer ya esté paso al B12, pero antes de si vamos a discutir con otros países que tienen una mezcla mayor, entendamos que este es un aumento del 20 por ciento en tan solo un año de Gobierno, en una conversación que ha sido constructiva. No como las que ustedes tuvieron en los últimos seis años,  donde prácticamente el sector estuvo por fuera de la conversación.

Y me corresponde a mí también decirles lo siguiente. Nosotros, hoy, podemos decir que se sacó adelante, además, una resolución, que unifico precios en productos derivados del aceite de palma, y que para la producción del biodiesel ha tenido también un incremento favorable y positivo en los ingresos. Inclusive superior al 18,  casi llegando al 20%, en promedio.

¿Por qué? Porque creemos que ahí se pueden adoptar decisiones de política pública que tengan esa capacidad y ese objetivo.

Debo decirles, también, que quiero unirme a lo que usted planteaba, doctor Jens, cuando usted rompió el protocolo.

Y siquiera lo rompió, porque usted tocó un tema: la Universidad de la Palma.

Yo quiero hoy hacerles una invitación a usted y a Fedepalma.

Este Gobierno acaba de trabajar en el Congreso de la República y apoyar un trabajo del senador (Iván Darío) Agudelo  para que tengamos el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Costo fiscal cero porque es la transformación de Colciencias.

Pero yo quisiera que de una vez pudiéramos empezar con Colciencias una especie de memorando de entendimiento para que esa idea de una universidad  de la palma,  en el sentido de la investigación y la aplicación, la podemos sacar adelante.

Y casi que le diría, proponerle manera atrevida que con Colciencias y Fedepalma, lanzáramos una especie de desafío a la aplicación científica del sector para que miremos distintos usos en términos de oleoquímica, que también nos permitan a nosotros sacar productos y diferenciarnos con valor agregado en esas cadenas que fueron señaladas en la presentación.

Incorpórenme esto como otra conclusión de mi participación esta noche, porque creo que este sector tiene todo el potencial para encontrar en el camino a la oleoquímica, usos diferentes ante una demanda creciente de esa oleoquímica en el mundo, doctor Mesa.

Yo quiero también decirles que hay que ir resolviendo las complejidades también de sectores industriales y las preguntas legítimas. Y tiene que ver sobre la calidad del biodiesel. Cómo podemos nosotros ir mejorando esa calidad, y que esa calidad nos de los estudios técnicos que permitan despejar dudas e interrogantes, porque es un reclamo legítimo también.

Pero es ahí donde tenemos que buscar la armonía.

A los pequeños productores

Y yo no puedo dejar de mandarles un mensaje a nuestras pequeñas productoras de Tumaco, con afecto y con admiración.

Una de las primeras visitas que hice como Presidente fue a Tumaco y vimos con tristeza cómo pequeños productores se habían visto seriamente afectados por el cogollo. Obviamente más productores, pero había un grupo importante de pequeños productores.

245 pequeños productores tendrán ahora el apoyo del Fonsa (Fondo de Solidaridad Agropecuaria), donde nosotros queremos aportar cerca de 18.000 millones de pesos en esa recuperación y en esa protección, para que no perezcan y no se desestimulen de seguir en el sector y por el sector.

Y creo que este es un mensaje también de atención y de solidaridad con quienes hoy, a través de la palma, le están mostrando a Colombia que existe un camino distinto al de la coca.

Así que cuenten con ese programa nuestro.

Yo podría quedarme aquí hablando de más temas. Yo sé que hay muchos temas que están en boga y en debate.

Pero yo diría, doctor Jens, no nos gastemos toda la pólvora en eso. Porque ahí tenemos nosotros un mecanismo de trabajo que yo creo que ha sido muy productivo con usted y con los demás sectores, doctor Jorge (Enrique Bedoya), y es, estas reuniones periódicas que estamos haciendo con el Gobierno para mirar la agenda y mirar temas, yo creo que son muy importantes.

Campaña por el consumo nacional

Yo creo que aquí hay un abanico de decisiones de política pública, de diplomacia comercial, que yo quiero que ustedes también las valoren mucho. Que definamos esa estrategia, que tengamos además hoy un compromiso de parte mía, que se lo quiero dejar así de claro: La campaña por el consumo nacional.

Yo sé que ustedes ya empezaron, pero es muy importante que sientan el respaldo del Ministerio de Agricultura en esa campaña informativa. La mejor campaña es la que muestra cómo este sector construye tejido social en el campo colombiano. Así que cuenten también con eso.

Y déjenme yo hago, simplemente, unas reflexiones finales. Yo sé que ha estado larga la jornada, pero después de seis años sin tener a un Presidente, me da a mí algo de legitimidad para demorar un poquito más.

Reactivación económica

Hay un mensaje que de pronto no se tocó hoy acá y es el mensaje también de la reactivación económica. Muchos sectores del país estaban, hace no muy largo tiempo, sufriendo por la carga excesiva tributaria.

Y muchos de los sectores que se vieron afectados eran los sectores que tenían grandes inversiones y tenían que esperar unos años para el retorno, como es el caso de los cultivos de ciclo largo.

Yo quiero decirles que cumplí, cumplí con una convicción, que necesitábamos bajar la carga tributaria.

Hemos tenido una reducción de la tasa nominal de renta. Hemos tenido ya un proceso de eliminación que completaremos en dos años, para ponerle fin a la renta presuntiva.

Podemos hoy descontar el 100% del IVA en bienes de capital que se está traduciendo en más inversión, y en adición a eso, poder descontar el 50% del ICA, entre otros.

Y una de las cosas que más me motiva para los pequeños, para los que quieren ser nuevos emprendedores rurales: Cero impuesto de renta por 10 años, con un mínimo de inversión y un mínimo de puestos de trabajo.

Cosas que les planteé a ustedes el año pasado en el Congreso de Fedepalma.

No hay estancamiento

Y esto hoy lo quiero poner en la conversación, porque hay algunas voces escépticas, y yo frente las voces escépticas siempre obro con prudencia, pero con la contundencia de los hechos.

Colombia es un país que muestra todos los días la resiliencia de su economía. Con 1.5 millones de migrantes en nuestro territorio, el crecimiento del primer trimestre del año 2019 supera el crecimiento del primer trimestre de Perú, de Chile, de México, de Brasil.

La Inversión Extranjera Directa en el primer trimestre de este año creció al 68%, y no sólo la mineroenergética, donde el petróleo creció al 60%, en la minería al 40%. No, aquí los otros sectores crecieron al 68%. La Inversión Extranjera Directa en manufactura creció el 301%. El consumo en el primer trimestre tuvo uno los mejores comportamientos de los últimos años, la producción industrial.

Colombia abre en el primer trimestre el primer Centro de la Cuarta Revolución Industrial en un país hispanoparlante; llega el fondo más grande de tecnología en el mundo invertir mil millones de dólares en un emprendimiento que lleva tres años construido por millennials; Amazon Web Services lanza un centro acá en Bogotá con 700 empleados, que quiere llegar a 2.00 en tres años.

Eso no es estancamiento. Eso es que Colombia no para, porque este país lo que tiene son ganas de crecer y ganas de transformarse.

No nos podemos dejar arrebatar ni el optimismo ni las ganas de salir adelante que tiene este país.

Porque estos no son sectores que podemos dejar que se contaminen ni por la pequeña política, ni mucho menos que se contaminen simplemente por el sentimiento ideologizado de apostarle al fracaso de quién fue su adversario. Eso no es la Colombia que nosotros conocemos.

La Colombia que nosotros conocemos no está polarizada. Este país tiene una pequeña minoría que quiere destruir, pero aquí está la gran mayoría que quiere construir.

Este país tiene una minoría que le apuesta siempre, ante cualquier adversidad, a fomentar la protesta, pero hay una gran mayoría que está aquí que lo que quiere es apostarle a la propuesta.

Hay una pequeña minoría que lo que quiere en este país es apostarle siempre a las agresiones; la gran mayoría de los colombianos le apostamos es a la soluciones.

Por eso me siento feliz de estar hoy acá y de estar con ustedes, porque ustedes cuando se miran a sí mismos y a veces se les olvida, y perdóname que se los diga: quien ha estado en este sector tiene algo en su corazón que se llama confianza.

Llegar a una región con un cultivo ciclo largo, a invertir, a esperar que los rendimientos se den en dos, tres o cuatro años y pagando jornales, invirtiendo en transformación, e irrigando, eso se llama confianza. Y a este sector nunca le ha faltado confianza, ni le puede faltar confianza, como no le puede faltar confianza a este país.

Como Presidente de Colombia, yo me la paso todos los días motivando esa confianza. Porque no puede ser que el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la OCDE, nos digan que vamos a crecer por encima del 3.4, del 3.5, por encima del crecimiento mundial, por encima del crecimiento regional, y hay algunas voces que lo que traten es de jalar para abajo, de evitar que nosotros nos contaminemos de esa esperanza que tenemos los colombianos de siempre salir adelante. No.

Respeto a los fallos

Y yo quiero cerrar esta noche diciéndole lo siguiente. Soy un respetuoso de la institucionalidad, yo creo en la institucionalidad. Respeto y acato los fallos.

Pero quiero decirles una cosa. La razón por la cual al comienzo del Gobierno decidí, amparado en el Código de Policía, sacar adelante un decreto que incauta la dosis personal en las calles a quien la consuma o a quien la esté portando, sobre todo porque muchos jíbaros se valían de la dosis personal para vender droga a las afueras de los colegios o en los parques, es porque genuinamente creo que nosotros debemos ser una sociedad que rechace esa contaminación de la juventud con la drogadicción.

Por eso nunca dijimos que se fueran a la cárcel. No, no, no. Medidas administrativas, descriminalización en su buena aplicación, y la sanción a los jíbaros, y el desmonte de las ollas.

A mí lo que me motivó fue la defensa de la familia. Y en 10 meses, con ese decreto, logramos liberar más de 11.000 parques y miles de entornos escolares.

¿Por qué? Porque nos duelen esos niños, en muchos hogares vulnerables de Colombia que caen en la drogadicción, y que después no tenemos forma de sacarlos de allá.

Lanzamos una política integral para atenderlos, para asistirlos. Pero sobre todo en defensa de los niños de Colombia.

Como les digo, acato y respeto los fallos, pero como Presidente de Colombia no voy a descansar un solo minuto que debemos destinar a cerrar ollas del microtráfico, a liberar los parques, a liberar los entornos escolares. Porque así como nosotros enfrentamos los cultivos ilícitos, vamos a enfrentar con toda la determinación el microtráfico en todos los rincones de este país.

Ese es mi compromiso con la legalidad de Colombia y hoy lo quiero reiterar ante ustedes, que han apoyado esas medidas oportunamente, queridos amigos.

Mi último mensaje, doctor Jens. Ya derroté al doctor Dangond  en el discurso. Pero, doctor Dangond, así como usted nos ilustró, yo quería hoy compartirles a ustedes, después de seis años, un discurso que recogiera lo que realmente siento y espero y valoro de todos ustedes.

Yo espero que el año entrante me sigan teniendo aquí mi espacio en esta mesa y espero que el año entrante podamos decir acá que estas medidas que hemos iniciado le han devuelto la esperanza a un sector que ha hecho tanto por Colombia.

Muchas gracias.

(Fin/gta)

Relacionadas

/Multimedia/audios/594-Palabras-Presidente-Duque-instalacion-XLVII-Congreso-Nacional-Cultivadores-Palma-Aceite-20190606.mp3
https://www.youtube.com/embed/bCSxGSXgthU?rel=0