Palabras del Presidente Iván Duque durante la inauguración del Centro para la Cuarta Revolución Industrial en Medellín

Discurso

Palabras del Presidente Iván Duque durante la inauguración del Centro para la Cuarta Revolución Industrial en Medellín

Foto: Efraín Herrera - Presidencia

Medellín, 30 de abril de 2019.

 

Alcalde (de Medellín, Federico Gutiérrez), yo quiero empezar por decirle que usted yo venimos de la misma generación. Esta generación tiene amor por este país, quiere construir todos los días. Construir significa ser capaz de entendernos en la diversidad de opiniones, pero siempre orientados a que Colombia sea un mejor país hacia el futuro.

Yo empecé mi gestión como Presidente el 7 de agosto del año pasado. Desde ese momento empecé a trabajar con usted. Tuvimos una conversación, antes de mi viaje a la ciudad de Nueva York, a la Asamblea General de Naciones Unidas. Después de un diálogo con nuestro buen amigo, el Presidente del BID, Luis Alberto Moreno, propusimos un encuentro con el Profesor (Klaus) Schwab (fundador del Foro Económico Mundial) y con su equipo; con Murat (Sönmez, Director de la Red Global de Centros para la Cuerta Revolución Industrial); con Marisol (Argüeta, Directora para América Latina del Foro Económico Mundial). Les dijimos que Colombia quiere pensar en grande, actuar en grande y transformar en grande.

Propusimos a nuestro país para ser la sede del primer Centro en un país hispano parlante para la Cuarta Revolución Industrial. Lo que parecía en ese momento muy ambicioso, hoy es una realidad, porque los colombianos no paramos de innovar, de crecer y de progresar. Ese es un gran logro para Colombia que hemos construido juntos, pensando en el bienestar de nuestro pueblo.

¿Por qué un Centro para la Cuarta Revolución Industrial? Aquí quiero traer a colación una frase de un gran escritor sobre temas de innovación japonés, llamado Kenichi Ohmae. Él dice que en el mundo en el que vivimos, hay que pensar globalmente y hay que actuar localmente.

Para nadie es una mentira que en los últimos 13 años se ha dado un cambio vertiginoso en el mundo en el uso de las tecnologías. Tan solo en el año 2007 ocurrieron cosas que hoy tal vez no recordamos, pero han sido totalmente disruptivas en muchísimos sectores de la economía global.

En el 2007, Jeff Bezos lanzó el Kindle, una herramienta que hoy se ha convertido prácticamente en un uso común para tener en nuestras manos miles de libros en un solo dispositivo, cambiando para siempre la industria editorial.

En el 2007, ni más ni menos, que ese gran fundador de Apple, Steve Jobs, lanza el iPhone, un dispositivo que revoluciona no solamente las comunicaciones, sino que transforma la industria de la música, de la fotografía, de los contenidos originales. Y se ha convertido en una herramienta que hace del teléfono una computadora de altísima velocidad, y que convierte a la propia democracia en una democracia más directa, porque el ciudadano se expresa libremente con velocidad en cualquier lugar.

Ese año 2007, también se presenta al mundo Watson, la primera gran computadora de inteligencia artificial, que procesa millones y miles de millones de piezas de información para darnos interpretaciones, para darnos veredictos y análisis.

Ese mismo año, Jack Dorsey lanza Twitter, y empiezan a lanzarse aplicativos para facilitar las comunicaciones, como las plataformas de Android. Para ese entonces, lleva un año de existencia Facebook.

¿Qué ha pasado en los últimos 12 y 13 años? Que a partir de esos dispositivos, el mundo acelerado como nunca antes, exponencialmente, la industria.

Hoy podemos estar hablando de inteligencia artificial, porque la conectividad, las comunicaciones y el procesamiento de información nos dan la posibilidad de tener máquinas que desafían empleos convencionales y que son capaces de transformar, como está ocurriendo hoy, la industria de la construcción. Con empresas que están transformando la hotelería, con empresas como Oyo. Que están transformando las comunicaciones en las ciudades y que están facilitando la mensajería, ya no conducida por humanos, sino remotamente administrada por máquinas, minimizando los errores propios del ser humano.

Todo esto está ocurriendo, y el propio Foro Económico Mundial, en cabeza de Klaus Schwab, hace unos años, cuando se lanza el libro de la Cuarta Revolución Industrial, plantea desafíos tan grandes y tan retadores, como que más de 20 o 25 profesiones que conocemos hoy, posiblemente ya no estén, porque serán administradas y manejadas por la inteligencia artificial.

También nos plantean los retos de la robótica. Ya estamos viendo fábricas de vehículos en más de un 90 por ciento robotizadas. Irrigación, siembra, desarrollo agropecuario, también influenciados por robótica, que no solamente llegan al cultivo sino que son capaces de analizar los riesgos hidroclimatológicos de los países.

Vemos también, en paralelo, que tecnologías como el Blockchain están transformando para siempre la seguridad del sector financiero, de las políticas tributarias, e inclusive contribuyen de manera eficaz a la lucha contra la corrupción.

Colombia quiere ser ganador

Todos esos son fenómenos globales. Y la pregunta es: ¿por qué adaptarlos localmente? Porque si no nos preparamos, porque si no abrazamos las tecnologías, porque si no revolucionamos nuestro mercado laboral, nuestro sistema educativo, no seremos ganadores en esta revolución.

Lo que hoy está ocurriendo en Colombia con el lanzamiento de este Centro, es viendo a un país que quiere ser ganador en la Cuarta Revolución Industrial. Que quiere unirse desde el Gobierno Nacional, los gobiernos locales, el sector privado y la academia, para identificar los emprendimientos en esos sectores, para buscar el capital de riesgo, los inversionistas ángeles, para traer a la universidad como incubadora de ese talento, para pensar en la regulación y para que tengamos la capacidad de empezar a transformar la educación técnica, de cara a esa Cuarta Revolución Industrial.

Esas son las apuestas que hemos querido hacer, como Gobierno nacional, pensando en el presente y en el futuro de Colombia.

Muchos se preguntarán cómo se hace eso. Se hace dando las señales correctas. Las señales correctas empiezan por reconocer que si queremos ser ganadores en la Cuarta Revolución Industrial, tenemos que ser amigables del emprendimiento, pro-emprendimiento, creer en el talento, la inventiva y la creatividad, y darle las herramientas para progresar.

Hasta hace muy poco, en el año 2017, cerramos con un crecimiento del 1,4 por ciento. También veíamos a las empresas llenas de carga tributaria que asfixiaban la capacidad de generar empleos, pero adicionalmente dificultaban la posibilidad de emprender. 

Desde que empezó nuestro Gobierno, planteamos una agenda de reactivación económica, que hoy trae soluciones para la Cuarta Revolución Industrial y para los emprendedores que vienen a Ruta N, todos los días, a soñar, a crear y a construir capital.

Quiero decir que una de las señales más claras fue haber introducido cero impuesto de renta, durante los primeros siete años, para los emprendedores que le apuesten a la tecnología, a las industrias creativas y esta Cuarta Revolución Industrial.

También invita a las empresas tradicionales a que vean la reconversión industrial y tecnológica como una apuesta, que antes no se podía hacer fácilmente.

Hoy hemos logrado abrir el camino para desmontar gradualmente y llegar al 2022 sin la renta presuntiva. Hemos reducido la tasa nominal de renta. Hemos permitido el descuento del 100 por ciento del IVA que se paga en bienes de capital, para propiciar esas inversiones. El descuento del ICA y el régimen simplificado para las nuevas empresas, micros, pequeñas, que representan más del 90 por ciento de las empresas en nuestro país. Esas son apuestas concretas.

Pero también eliminar los trámites innecesarios. Con el programa Estado Simple, Colombia Ágil, más de 340 trámites intervenidos. Apostarle también a que haya una cultura y un ecosistema emprendedor.

Como Presidente de la República, he asistido a la junta directiva de iNNpulsa, nuestra incubadora empresarial. Hemos vinculado a iNNpulsa con los programas de emprendimiento más importantes que hay en el mundo, como Estación F, en  París. Estamos lanzando ahora el centro ‘Se Emprende’, que va a estar en distintas ciudades, para que llegue el capital y los emprendedores y empecemos a identificar esas empresas emergentes.

Pero nada de eso sería exitoso y posible, si no estuviéramos hoy acá, porque este Centro que nace va a estar  dedicado a identificar tres caminos:

Inteligencia artificial, que va a ser importante en Colombia para apoyar a las empresas existentes y a las nuevas.

Estamos hablando de internet de las cosas, que será decisivo, en la medida en que nosotros también aceleremos la conectividad y le apostemos a llegar al 5G, como lo estamos haciendo con la Ley TIC,   para que haya más inversión en el sector de las comunicaciones y tengamos ese acceso de última milla.

Estamos también nosotros comprometidos con que el Blockchain defina a Colombia no solamente en el sistema financiero regional, sino que también nos permita ser los líderes en la banca móvil y la banca digital de América Latina. Esa es la apuesta que nosotros estamos haciendo acá.

Decisiones para fortalecer la Cuarta Revolución Industrial en Colombia

Quiero hacer una invitación clara: este es un país de emprendedores, este es un país de innovación y de creatividad. Pero eso no surge espontáneamente. Requiere tomar decisiones. Y esas decisiones implican mirar a la educación para la Cuarta Revolución Industrial, mirar la educación técnica y tecnológica, analizar el papel del maestro y, por supuesto, conectar el talento con la primera oportunidad para iniciar un negocio.

En tan solo nueve meses de Gobierno, a mí me hace muy feliz decir hoy en mi tierra que hicimos una gran apuesta por la equidad. Usted me acompañó, apreciado Alcalde, cuando hicimos ese lanzamiento de Generación E. Este año tendremos los primeros 80 mil estudiantes de familias de escasos recursos que van a llegar gratuitamente a la universidad pública de Colombia, porque creemos en la educación como motor.

Este año hemos iniciado con el Sena un gran proceso de transformación, porque queremos que los estudiantes se gradúen en una mano con el título de bachiller, y en la otra mano con el título de técnico.

Hemos empezado en distintas ciudades a mejorar esos currículos. Yo celebro que un hijo de esta tierra, el doctor Carlos Mario Estrada (Director General del Sena), que está con nosotros hoy, haya adoptado una invitación que yo le hice. Pensemos en que el Sena tiene que empezar a dar la formación técnica para la Cuarta Revolución Industrial.

No esperemos cuatro años a que sean ingenieros nuestros estudiantes. Tomemos los últimos tres años del bachillerato, para que sean técnicos en programación, en codificación, y que eso repercuta favorablemente en industrias que están demandando capital humano, que no están encontrando fácilmente.

Yo quiero decirles hoy, también, que nos hemos comprometido a que este Centro de la Cuarta Revolución Industrial le ayudé al Sena a presentar, lanzar y activar los primeros programas de capacitación técnica en la Cuarta Revolución Industrial en un país de América Latina.

Me motiva decirlo. Queremos, también, que esos 300 mil estudiantes, que van a tener la doble titulación para el año 2022, estén ubicados en este sector, que vincula tecnología, creatividad e innovación.

Amarro esto con la Economía Naranja. Porque estamos en Ruta N, un sueño de una ciudad para convertirse en un epicentro de actividad creativa.

Decía Confecámaras, hace pocos días, que en el primer trimestre del año se han creado más de 90 mil empresas, de las cuales cerca del 40 por ciento están en los sectores de Economía Naranja.

Si a esa Economía Naranja le aceleramos la conectividad y la tecnología, y la convertimos en un eje de transformación, nos vamos a dar cuenta de que somos capaces de articular la inteligencia artificial con la emoción y la creatividad humana, que es un sello diferenciador de Colombia.

Quiero también plantearles apuestas grandes. Nosotros queremos que este país, en los próximos años, duplique la jornada única escolar. Cuando empecé el Gobierno, estaba en 12 por ciento y queremos llevarle al 24 por ciento. Duplicarla en tan solo cuatro años.

Pero que estas horas adicionales sean para salir del paradigma tradicional de ciencias, matemáticas y lenguaje, e incorporar elementos de creatividad, innovación y cultura.

Porque en la Cuarta Revolución Industrial el humanismo también es diferenciador, porque eso es lo que le da a la tecnología la capacidad de ser aplicada hacia la innovación social.

Por eso este Centro es tan importante. Por eso es tan importante hacerlo en Medellín, porque esta ciudad le ha apostado a esto desde hace mucho tiempo. Este centro tan importante de Ruta N es una incubadora, es un ecosistema abierto para todo un país, pero también muestra lo importante que es la raza antioqueña: resiliente, pujante, que no se amaina ante ninguna adversidad.

Lo narraba el señor Alcalde (de Medellín, Federico Gutiérrez) en su presentación magistral. Una ciudad que emigró del café a la industria textil, a la industria de alimentos, a ser pionero en las empresas administradoras de servicios públicos, y que hoy es un paradigma regional en programadores, en digitalización, en contenidos. Hacerlo en esta ciudad es también un mensaje para el mundo.

Cuarta Revolución Industrial en Colombia no para

Es, como lo decía Marisol (Argüeta, Directora para América Latina del Foro Económico Mundial), que Colombia no está paralizada en la Cuarta Revolución Industrial. Colombia no está paralizada en nada. Porque Colombia no para. Este país quiere salir adelante y debe salir adelante bajo un criterio de unidad en los temas que no deben estar capturados en los debates bizantinos de izquierda y derecha.

Este país tiene una minoría que quiere destruir, pero aquí hay una mayoría que queremos construir. Este país tiene una minoría que quiere, ante las adversidades, acudir siempre a la protesta. Pero tiene una mayoría que, ante la adversidad, quiere acudir a la propuesta y a la acción. Es un país que tiene una minoría que siempre quiere acudir a las agresiones y una gran mayoría que queremos acudir a las soluciones.

Este Centro para la Cuarta Revolución Industrial tenemos que verlo con metas, porque aspiro a que la industria creativa en Colombia llegué a los niveles de países como Alemania, Reino Unido o Estados Unidos, donde representa el 6 – 7 – 8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Hoy es del 3,4 por ciento.

Queremos apostarle a que nosotros tengamos una duplicación del número de programadores en nuestro país. Queremos también ver llegar a los grandes fondos de capital privado en tecnología.

Debo también anunciarlo hoy acá: me complace que SoftBank, el fondo de capital privado más grande en tecnología, se ha vinculado al concepto de ‘Se Emprende’ y al Centro de la Cuarta Revolución Industrial, para inyectarles capital y ayudarles a los emprendedores de Colombia a pensar en grande y llegar a los grandes mercados del mundo.

Me complace que aquí estemos dándole vida al concepto de la innovación social, a partir de la tecnología. Internet de las cosas significa muchísimo en servicios hospitalarios, educativos, de atención a la tercera edad. Internet de las cosas representa mejorar la capacidad de nuestra infraestructura para adaptarse a los riesgos y ser más eficiente en el manejo de energía.

Cuando nosotros pensamos también en inteligencia artificial, estamos pensando en la georreferenciación y el análisis de datos aplicados. Cuando hablamos del Blockchain, estamos hablando de darles más seguridad a los ciudadanos en un mundo de alto riesgo en materia de ciberseguridad.

Por supuesto, quiero decir: apostarle a la conectividad en el marco de esas tecnologías, representa telemedicina, educación para los lugares remotos, que puedan nuestros campesinos con dispositivos vender sin intermediarios, con mejores precios. Por eso la tecnología es tan importante.

Mi mensaje final, apreciado Alcalde: a mí me complace trabajar de la mano con usted, porque acá en Medellín estamos viendo grandes transformaciones. Yo he visto lo que usted ha construido desde su administración, una administración joven y dedicada a atender al ciudadano. Esa es la política pública que necesita Colombia. Esa es la política pública que queremos abrazar desde el Gobierno Nacional.

Hoy será recordado como un día muy importante para nuestro país. En 20 años, cuando estén reunidos acá, en Ruta N, los 20 tecnólogos más importantes del país, cuando estén reunidos acá los 20 empresarios más grandes de Colombia, cuando estén reunidos los líderes del sector público y se den cuenta del escenario que tiene Colombia en el mundo, recordarán aquel día de finales de abril del año 2019, en el año del Bicentenario, donde Colombia dio el gran paso de hacer de la tecnología y la Cuarta Revolución Industrial el mecanismo para irrigar bienestar en todo nuestro país. Muchísimas gracias. 

(Fin/fca)

Relacionadas

/Multimedia/audios/518-Centro-Cuarta-Revolucion-Industrial-20190430.mp3
https://www.youtube.com/embed/9NhWjfpZHuU?rel=0